miércoles, 3 de mayo de 2017

Conflictos (ir)resolubles

Un conflicto es una situación en la que dos o más actores tienen objetivos o proyectos incompatibles. Israel-Palestina es un caso extremo en el que la incompatibilidad casi se hace absoluta. Si, por un lado, una parte de la población judía cree firmemente que toda esa tierra les pertenece porque YHWH se la dio en propiedad absoluta siglos y siglos atrás o, por lo menos, que toda esa tierra tiene que estar ocupada solo por ellos para así evitar una nueva shoah, nuevos progromos o nuevas agresiones y, por otro lado, una parte importante de la población palestina cree firmemente que toda esa tierra les pertenece porque han estado ahí siglos y siglos (puestos a fantasear, palestino viene de pilistim, de filisteo, el pueblo que fue expulsado cuando los seguidores de Moisés lo ocuparon siguiendo las órdenes de YHWH) o, por lo menos, que toda esa tierra tiene que estar ocupada solo por ellos para evitar otra nakba, es obvio que se trata de un conflicto irresoluble expresado por ese "toda" que he subrayado en negritas. Si, encima, ambas partes le dan una justificación religiosa a su demanda, no hay modo de negociar: Dios (Allah, YHWH) no son grandes negociadores, dado su carácter absoluto. De hecho, esa legitimación religiosa está muy presente en amplias capas judías y, por lo que se ve, también en algunos movimientos políticos palestinos como Hamás.
No parece que por parte israelí los partidos coaligados en el gobierno estén dispuestos a revisar lo de "toda" y lo de "YHWH". Incluso hay rechazo hacia los judíos que lo niegan. Pero el paso lo ha dado Hamás: ahora dice que se contenta con las fronteras de 1997 y que el conflicto no es "religioso" sino "político" (supongo que, en parte, también con Al Fatah).
Fronteras seguras, reconocimiento mutuo, seguridad asegurada, incluso creación de una especie de mercado común a la europea (pero sin sus fallos) son cosas estupendas de cara al futuro. Pero todo largo camino comienza por un pequeño paso. Este podría ser uno. Ojalá desde el sector fundamentalista judío se dé un paso parecido y, por lo menos, se detengan las políticas de asentamientos judíos en territorio palestino (según los palestinos) o judío (según la Biblia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario