miércoles, 1 de marzo de 2017

Preppers

“Hay gente pa’ to’”, como dicen que dijo el Guerra (el torero, no confundamos) cuando le presentaron a Ortega y Gasset con un “el señor es filósofo”. Pues algo así me ha pasado por la cabeza cuando he leído el largo reportaje de Evan Osnos en el New Yorker sobre los que se preparan (de ahí lo de “preppers”) para el fin del mundo o del mundo USA.
Las frases de los entrevistados oscilan entre los que solo esperan “un colapso temporal del gobierno y las estructuras” o “un inminente colapso de la sociedad” a los que temen un “colapso de la civilización”. Este último caso no me impresiona ya que no acabo de saber a qué civilización se refiere el entrevistado, pero eso es culpa mía. Otros, en cambio, concretan (es un decir) algo más: “Cuando la sociedad pierde un saludable mito que la fundamenta, se aboca al caos” o “Cualquiera en este entorno conoce a gente que está preocupada por el hecho de que Estados Unidos se dirige hacia algo parecido a la Revolución Rusa” o “Creo que la gente que está particularmente en sintonía con los mecanismos con los que funciona actualmente la sociedad entienden que estamos patinando ahora sobre un hielo cultural particularmente delgado”. Algo hay que hacer, piensan, y aquí viene lo que más me fascina del reportaje: “Conozco a gestores de fondos de cobertura (hedge fund) en todo el mundo que están comprando pistas de aterrizaje y granjas en lugares como Nueva Zelanda porque creen que necesitan una escapatoria (para lo que se les viene encima)”.
En general, se trata de personas que hacen un pronóstico muy negativo de la situación en la que se encontrarían sobre todo en su país (los Estados Unidos) y, parcialmente, en el mundo y que tratan de buscar algún tipo de salida y protección. Puede ser una revolución, una bomba atómica norcoreana, un colapso o, sencillamente, caos generalizado. Pero lo que resulta fascinante es que se trata de gente con mucho dinero, tanto como para comprar por tres millones de dólares los lujosos bunkers en los que pueden protegerse durante meses aunque el caos dure más. Apartamentos como los del Survival Condo Project. Gente, además, que se mueve con facilidad en el mundo del Silicon Valley y la Wall Street neoyorquina, es decir, gente con trabajos técnicos, racionales, calculadores. Pero algo hace que emerja el otro lado de la moneda: el miedo.
No es la primera vez que sucede esta llamémosle epidemia, reducida pero epidémica o, si se prefiere, esta moda del “supervivencialismo”, el poner la supervivencia en el centro de las decisiones personales y familiares. De hecho, es una corriente que casi se puede llamar constante basada en elementos milenaristas de raíces cristianas en la cultura estadounidense aunque acelerada, según el reportaje, en momentos de inseguridad política y rápidos cambios tecnológicos. En efecto, con el acceso de Obama a la presidencia del país ya hubo un incremento de estos “preppers”. Ahora es el de Trump.
Lo de creer que el mundo se acaba pronto y hay que estar preparado para ello tiene, como ya he dicho, elementos cristianos. Allí, en los Estados Unidos, se han producido numerosas profecías sobre el fin de los tiempos aunque las que cometieron el error de añadirle fecha tuvieron que rebuscar explicaciones para intentar disimular su error de bulto. Hay libros sobre esos casos. When prophecy fails (cuando falla la profecía) es un clásico que ya leí cuando era estudiante. Para hacerse una idea, es el “efecto 2000” o la “profecía maya”, pero llevado a sus últimas consecuencias, las de buscar una salvación personal y familiar.
Algunos detalles para afinar. Primero, que esta ansiedad por lo que pueda pasar se da tanto entre los conservadores como entre los “liberals” (progresistas). Segundo, que los entrevistados son gente relativamente joven y, en todos los casos, ricos. Tercero, como consecuencia (y lo dice uno de ellos), “Los preppers del mundo de la tecnología no piensan necesariamente en la inminencia de colapso. Algunos lo consideran una eventualidad remota pero con consecuencias extremas; así que, dado que tienen mucho dinero, gastar una fracción de su riqueza neta es una apuesta contra ello, es decir, que es lógico que lo hagan”. Y, cuarto, que algunos llevan su análisis a reconocer que “cuando las instituciones públicas se deterioran, emerge la ansiedad de las élites” y el “sálvese quien pueda” sobre todo en contexto de creciente desigualdad. Pero ansiedad no solo de las élites, como bien sabemos en las Españas.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Si a eso se añade el Calexit, el proyecto californiano de separarse de los Estados (ya no) Unidos, el panorama es curioso. Lo de la bomba norcoreana va en serio. Tanto como para producir una declaración por parte del secretario de Defensa -hace falta subscripción-)

6 comentarios:

  1. "La trayectoria de Ω mostrada en la figura 5 tiene al menos tres implicaciones para el futuro de la humanidad. Primera, no hay razón para esperar una trayectoria diferente en el próximo futuro. Algo como el actual nivel de destrucción de energía de la biomasa será necesario para mantener la actual población mundial con su economía y producción de alimentos subsidiadas por los combustibles fósiles. Segunda, dado que la batería Tierra-Espacio está siendo descargada cada vez más rápidamente (figura 3) para mantener una población cada vez mayor, la capacidad de amortiguar los cambios disminuirá y los restantes gradientes de energía experimentarán perturbaciones en aumento. Como cada vez más gente dependerá de menos opciones energéticas disponibles, su nivel de vida y su misma supervivencia serán cada vez más vulnerables a fluctuaciones como sequías, epidemias, agitación social y guerra. Tercera, hay una considerable incerteza en cómo funcionará la biosfera cuando Ω decrezca del actual Ω = ∼1.029 años a una inexplorada región de funcionamiento termodinámico. La biosfera global, la población humana y la economía obviamente se estrellarán mucho antes de Ω = 1 año. Si H. sapiens no se extingue, la población humana disminuirá drásticamente cuando nos veamos forzados a volver a llevar un estilo de vida de cazadores-recolectores o simples horticultores. Además, la Tierra tras el colapso de la civilización humana será un lugar muy diferente que el de la biosfera que mantuvo el auge de la civilización. Habrá un legado de larga duración de clima, paisajes y ciclos biogeoquímicos alterados, stocks de combustibles fósiles, metales y menas nucleares agotados y dispersos y una biodiversidad disminuida. La especie más poderosa en los 3,5 mil millones de historia de la vida ha transformado la Tierra y dejado una marca que perdurará mucho después de su desaparición."

    Fuente: PNAS, revista de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos.
    Autores: John R. Schramski, David K. Gattie y James H. Brown. (College of Engineering, University of Georgia, Athens, GA 30602; and Department of Biology, University of New Mexico, Albuquerque)

    Artículo completo traducido al español:
    http://rumbocolision.blogspot.com.es/2015/07/el-dominio-humano-de-la-biosfera-la.html

    ResponderEliminar
  2. Soy seguidor suyo más o menos asiduo desde hace muchos años y con los debidos respetos debo decirle que este artículo me ha resultado decepcionante pues aborda la cuestión del debate colapsista muy superficialmente, trivializándolo.
    El colapsismo no sólo se circunscribe a ámbitos irracionales, hay abundante literatura científica/académica al respecto proviniente de campos tan diversos como la física, geología, biología, economía, zoología, arqueología, astrofísica y un largo etcétera; desde Joseph Tainter (Antropólogo del Departamento de Medio Ambiente y Sociedad de la Universidad de Utah), Jared Diamond ( biólogo, fisiólogo evolucionista y biogeógrafo. Doctor por la Universidad de Cambridge, Reino Unido. Actualmente es profesor de geografía en la Universidad de California en Los Ángeles), José Manuel Naredo (Estadística, Termoeconomía o Economía Biofísica), Antonio Turiel (Matemático y físico de CSIC), John Michael Greer, Antonio Valero Capilla (hipótesis Thanatia, Exergía - Universidad de Zaragoza), Carlos de Castro (Dpto. Dinámica de Sistemas Complejos de la Universidad de Valladolid, Meadows (MIT "Limits of Growth"), Ferrán Puig Vilar (Ingeniero de telecomunicaciones y divulgador científico) Tim Murphy (astrofísico "Do the Math"), Charles Hall -acuñó el concepto Tasa de Retorno Energético- (State University of New York College of Environmental Science and Forestry), McPherson (Universidad de Arizona), Richard Duncan (Teoría de Olduvai), Al Bartlett (Físico nuclear en la Universidad de Boulder, Colorado), Paul R Ehrlich ( Population Studies of the Department of Biology of Stanford University and president of Stanford's Center for Conservation Biology, Pedro Prieto (Ingeniero, presidente la de Asociación Española para el Estudio de los recursos energéticos . AEREN) ... y una larguísima lista. Me permito ponerle enlace a una selección bibliográfica por si alguien tiene curiosidad. Un saludo.

    https://www.facebook.com/elerial.deolduvai/media_set?set=a.431454793591447.96447.100001807903302&type=3

    ResponderEliminar
  3. Carlos Taibo Arias escritor, editor y profesor titular de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad Autónoma de Madrid.
    " Acabo de publicar un libro titulado Colapso. Capitalismo terminal, transición ecosocial, ecofascismo (Los Libros de la Catarata). Me permito resumir aquí, con vocación fundamentalmente pedagógica, algunas de las tesis que defiendo en esa obra. Lo hago, por lo demás, desde la certeza de que el debate relativo a un eventual colapso general del sistema que padecemos falta llamativamente tanto en los medios de incomunicación como entre los responsables políticos. Dicho esto, agrego que no estoy en condiciones de afirmar taxativamente que se va a producir ese colapso general, y menos lo estoy de adelantar una fecha al respecto. Me limito a señalar que ese colapso es probable. No sólo eso: que los datos que van llegando invitan a concluir que es cada vez más probable, algo que, por sí solo, invitaría a asumir una estrategia de reflexión, de prudencia y, claro, de acción. "

    http://www.carlostaibo.com/articulos/texto/?id=519

    ResponderEliminar
  4. Ramón Fernández Durán, Ingeniero de caminos y urbanista (Premio Nacional de Urbanismo en 1977). Fue miembro del Consejo Asesor de la ONG Corporate Europe Observatory y del Consejo Editor de Viento Sur. Ha colaborado con el Transnational Institute (Ámsterdam) y el International Forum on Globalization (San Francisco). Profesor colaborador de la Universidad Carlos III de Madrid, Universidad Comillas, Facultad de Geografía de la Universidad de Barcelona, Universidad Internacional de Andalucía en La Rábida y Curso de Urbanismo del INAP, entre otros.
    Estos son algunos títulos que publicó:

    La Quiebra del Capitalismo Global: 2000­-2030. Preparándonos para el comienzo del colapso de la Civilización Industrial. Virus Editorial­ / Libros en Acción­ / Baladre, 2011

    El crepúsculo de la era trágica del petróleo: Pico del oro negro y colapso financiero (y ecológico) mundial. Editorial Virus­ / Ecologistas en Acción, 2008.

    El Antropoceno. La expansión del capitalismo global choca con la Biosfera. Virus Editorial / ­Libros en Acción, 2011.

    En la espiral de la energía (Dos tomos: Historia de la humanidad desde el papel de la energía (pero no solo) y Colapso del capitalismo global y civilizatorio), obra póstuma completada por Luis González Reyes. Libros en Acción, 2014.

    La Explosión del Desorden. La Metrópoli como Espacio de la Crisis Global. Editorial Fundamentos, Madrid, 1993.

    etc...
    http://www.ecologistasenaccion.org/article29055.html


    ResponderEliminar
  5. Otro más y dejo de incordiarle.

    Eudald Carbonell:prehistoriador, arqueólogo, antropólogo, geólogo y paleontólogo español. Doctor en Geología del Cuaternario por la Universidad Pierre et Marie Curie (1986) y en Historia por la Universidad de Barcelona (1988).

    Desde el año 1999, ocupa la cátedra de Prehistoria de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona y actualmente es Investigador principal del Grupo de Autoecología Humana del Cuaternario de esta universidad y Director del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES). Codirector del programa de investigación de Atapuerca.

    " «Nuestra especie camina hacia el colapso de forma irremediable»

    La especie humana camina hacia el colapso. Es más, galopa hacia él. Es la teoría que ayer sostuvo en Bilbo el codirector de Atapuerca Eudald Carbonell. Y no será culpable de ello el cambio climático, no. La selección tecnológica está sustituyendo a la selección natural y de no dotarnos de una «conciencia crítica de especie», la extinción puede no ser ciencia ficción."
    http://gara.naiz.eus/paperezkoa/20080229/65098/es/Nuestra-especie-camina-hacia-colapso-forma-irremediable

    ResponderEliminar
  6. Creo, Sr. Tortosa, que debería informarse un poco más sobrela cuestión, y no opinar tan a la ligera, y menos aún confundir a lso colapsistas con los preppers. Yo también soy sociólogo y profesor de universidad. Le recomiendo e invito a seguir, entre otras, las lecturas que el anterior comentarista le sugiere, igual se lleva una sorpresa. Un cordial saludo
    https://www.youtube.com/watch?v=rvKCvKLMnJU

    ResponderEliminar