domingo, 29 de enero de 2017

Torturismo y noticias falsas ("fake news")

Las noticias falsas son parte del mundo de las noticias. No hay novedad sobre su existencia y uso. Incluso sobre la producción de las mismas, por ejemplo hacer saltar un barco propio, atribuir el hecho a un enemigo y conseguir así legitimidad para entrar en guerra con él. Un ejemplo podría ser la voladura del Maine en Cuba por parte de (bueno, que sigan discutiendo quién lo hizo) que daría pie, con la inestimable ayuda de la prensa de Hearst, a la guerra entre España y los Estados Unidos para ver quién se quedaba con Cuba.
El presidente Trump acaba de declararse partidario del uso de la tortura para conseguir información y, así, evitar el "terrorismo". El problema es que, a través de la tortura, se consiguen noticias falsas ("fake news"). Bajo la tortura (que incluye el waterboarding) se acaba confesando lo que haga falta con tal de que dejen de torturarte. No funciona. Y el ejemplo más chocante (y es verosímil) es que el inmenso error que fue la guerra de Irak comenzó gracias a una "fake news" conseguida a través de la tortura. El torturado acabó "confesando" lo que los torturadores esperaban.

No hay comentarios:

Publicar un comentario