jueves, 8 de diciembre de 2016

Diplomacia encubierta

Conviene recordar cómo Ronald Reagan negoció con el gobierno iraní para que este no liberara a unos rehenes estadounidenses retenidos en la embajada de los Estados Unidos en Irán. El mantenerlos prisioneros iba a ayudarle en su campaña electoral contra Jimmy Carter al que mostraría como débil, incapaz de hacerse respetar e inhábil para defender a sus compatriotas secuestrados. Esa era su posible ganancia y, para ello, tenía que ofrecer algo al gobierno iraní para que también ganaran algo y así cerrar el trato por debajo de la mesa. Por ejemplo, venderles armas para mejor luchar contra Irak en aquellos tiempos. Eso fue parte del escándalo Irán-Contra, ilegal por supuesto. Y, por supuesto, los rehenes fueron liberados en cuanto Reagan tomó posesión, aunque el acuerdo para liberarlos había sido anterior.
La historia no se repite ni en tragedia ni en farsa, pero me he tenido que acordar de aquel turbio asunto al saber que un grupo de congresistas y senadores demócratas están pidiendo a Obama que revele los datos de que disponga sobre la posible intervención del gobierno ruso en las pasadas elecciones presidenciales.Trump no le da el menor crédito a tal posibilidad: I don’t believe it. I don’t believe they interfered,”  ha dicho a la revista Time que le ha declarado "persona del año" (y tanto). Un congresista demócrata, de los que tienen peso en el comité "de inteligencia" lo ha resumido así:
“Notwithstanding the abundance of evidence that Russia hacked our political institutions during the presidential campaign and dumped documents in an effort to meddle in our political affairs, President-elect Trump’s comments this morning continue to contradict our intelligence professionals and carry water for the Kremlin,”
El asunto permite todo tipo de interpretaciones. Una, que se trata de un desesperado esfuerzo adicional de los demócratas para deslegitimar la presidencia de Trump además del recuento, no muy exitoso de momento y detenido en algún caso, en tres estados -Pennsylvania, Michingan y Wisconsin- y medio -Florida- . Otra, que, efectivamente, hubo una intervención rusa y que, de haberla habido, quedaría por saber si en connivencia con el equipo Trump o por libre. Y, en el caso de la connivencia, a cambio de qué, por supuesto. Porque lo de Irán, como he dicho, parece que no fue gratis.
Los dioses traman y cumplen la perdición de los mortales para que los venideros tengan algo que contar, según se dice en la Odisea. Habrá que esperar a que el National Security Archive consiga, una vez llegue el momento de su desclasificación, los documentos que muestren una cosa u otra, como han hecho con el Irán-Contra 30 años después. Dada mi esperanza de vida, no lo veré.
(Añadido el 10: ¿Tillerson, el de la ExxonMobil, amigo de Putin, posible secretario de Estado? Mmmm. Y con esta bibliografía sobre las andanzas de Exxon sobre el cambio climático...)
(Añadido el 23: más argumentos a favor y en contra de la intervención rusa, pero me resulta sospechoso. Los argumentos fácticos me interesan, mucho menos los ideológicos -rechazar una interpretación basándose en la ideología de quien la profiere.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario