sábado, 12 de noviembre de 2016

Decadencia estadounidense

El título es "Trump y la decadencia política estadounidense" que da por hecho. Y no es el habitual "anti-americano" digno de caer bajo la lupa de un remozado Comité de Actividades Antiamericanas. Es Francis Fukuyama, el del fin de la historia (1991) que celebraba el triunfo de los Estados Unidos sobre la Unión Soviética -en tiempos de Reagan (1981-1989)-.
Su análisis parte de una constatación y de una predicción, a saber, que Trump 
(...) has identified two very real problems in American politics: increasing inequality, which has hit the old working class very hard, and the capture of the political system by well-organized interest groups. Unfortunately, he does not have a plan to solve either problem.
El papel de la desigualdad y el papel de los lobbies sin que se perciba un plan para resolver ninguno de los dos problemas. Haría falta un shock, externo o interno, y Fukuyana concluye diciendo:
Trump’s victory does indeed constitute such a shock but, unfortunately, his only answer is the traditional populist-authoritarian one: trust me, the charismatic leader, to take care of your problems. As in the case of the shock to the Italian political system administered by Silvio Berlusconi, the real tragedy will be the waste of an opportunity for actual reform.
Lo que ha hecho Trump, dice Fukuyama, es responder en el tono populista-autoritario tradicional: "Confíen en mí que yo lo arreglo". Y, como sucedió con Berlusconi en Italia -un antecedente a tener en cuenta- la tragedia podría ser que esto sea un desperdicio de la ocasión para afrontar esos problemas. 
Mi problema, añado, es que, de haber ganado Clinton, estos problemas, por lo menos en lo que se refiere a los lobbies, incluso habrían empeorado. Como tantas veces se ha dicho el "que viene el lobo" sobre la decadencia estadounidense, solo me queda decir "que viene el lobo". Pero si los antecedentes sirven de algo, convendrá recordar que las decadencias de anteriores potencias hegemónicas (España, Inglaterra) han producido mucha violencia adicional.
(Añadido el 19: Michael Horowitz plantea en Newsweek que el triunfo de Trump significa un mayor debilitamiento de la influencia internacional estadounidense)

No hay comentarios:

Publicar un comentario