lunes, 26 de septiembre de 2016

The best democracy

El dicho continúa con un "money can buy", pero no voy por ahí. Voy por los resultados de esta encuesta del Pew Research Center preguntando en USA por qué apoyan a un determinado candidato. Y estas son las respuestas:
Obsérvese que, en números redondos y redondeando mucho, una cuarta parte de los encuestados se interesan por las propuestas de los candidatos que dicen apoyar. Pero un tercio declara que le apoya sencillamente porque no es el otro/otra, es decir, votarán en negativo. Lo del respectivo temperamento o si se trata de un "outsider" del sistema político estadounidenses o de una mujer con experiencia en el mismo, podría tener algún sentido en el caso de Clinton. Pero, sinceramente, no me parecen razones de peso para tales decisiones. Me pregunto qué contestarían los españolitos que vienen al mundo (les guarde Dios) y a los que una de las dos Españas ha de helarles el corazón, como diría Machado. Igual hay muchos que votarán a quien no quieren que salga. O, como en los Estados Unidos, tendrán que elegir entre el más malo y el más peor, sin saber cuál es cual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario