jueves, 22 de septiembre de 2016

Mentiras, enormes mentiras y... noticias

Una impresionante lista de creación de noticias para "orientar" a la opinión pública y legitimar las acciones de un gobierno. Se trata, en general, de "falsos positivos", de hechos violentos atribuidos a un determinado actor pero perpetrados por quien quiere atacar o, por lo menos, denigrar a dicho actor. La lista, con sus fuentes, incluye más de 60 casos. Algunos, sinceramente, me parecen dudosos vistas sus fuentes (afirmar algo es gratis). Pero hay, seguro, más casos parecidos (¿Maine? ¿Tonkin?). No importa. Con que nos quedemos con una docena de grandes mentiras fabricadas desde los gobiernos a partir de hechos espectaculares (sangrientos por lo general) y achacados a contrarios da dichos gobiernos, me basta para mantener ni actitud paranoide ante ese tipo de hechos... y ante hechos de menor volumen y dramatismo.
Los gobiernos engañan. No siempre y no solo cuando están en campaña electoral. Pero sí de vez en cuando. Por eso, lo primero que hice cuando "encontraron" al "culpable" (presunto, por supuesto) del último ataque terrorista (Chelsea, New York, New Jersey, tanto da: es terrorista porque tiene apellidos árabes), tuve que recordar lo de los "sospechosos habituales" con que, antes de anunciar el comienzo de una hermosa amistad, termina la película Casablanca (1942).
(Añadido por la noche: un amigo me hace notar mi error al suponer apellidos árabes al presunto culpable de las bombas. Sería pastún, no árabe. Comparto mi ignorancia). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario