jueves, 14 de julio de 2016

Islandia: algo más que fútbol

Con sus algo más de 300.000 habitantes, parece como si Islandia hubiese hecho historia al conseguir puestos en la Eurocopa. Pero ya había estado en los medios por cómo se forzó la dimisión de su primer ministro por haber aparecido en los "papeles de Panamá", es decir, por las razones por las que había aparecido. Y resultaba interesante por el auge de su Partido Pirata, un partido que se encuentra en decenas de países pero que consiguió escaños en el Parlamento islandés.
Ahora podría dar un paso más en este último asunto, con las perspectivas electorales de dicho partido. Y lo traigo a colación porque aquí se lo relaciona con un tema más general: el del "malestar en la democracia" que se viene arrastrando desde hace años y que está dando paso a experimentos como el de este partido y sus correlatos en el mundo.
Hace algunos años intenté enumerar los rasgos de ese "malestar" en un texto que presenté en Zaragoza, donde se publicó, y que después revisé para un capítulo de un librito que publiqué en Cuenca, Ecuador. Quiero decir que me preocupa la alienación del ciudadano, la aparente incapacidad de los gobiernos, la banalización de las campañas electorales, el abuso de la manipulación y el engaño, la falta de explicación para temas complejos, el uso del "enemigo" externo para cohesionar poblaciones y demás elementos que ya se había empezado a analizar a finales del siglo pasado en esta nueva ola de "malestar". Es decir, que no es nuevo y que tuvo, en épocas anteriores, efectos violentos siendo, como es, la democracia un sistema para resolver conflictos de modo pacífico. De esta nueva ola se podría salir en mejores términos que en las anteriores, pero se me excusará que plantee la posibilidad de que no sea así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario