miércoles, 8 de junio de 2016

Votar contra el statu quo

Se pincha aquí y se encuentra una tabla en la que aparecen los cambios económicos sufridos por los diferentes grupos construidos según su relativo nivel de renta entre 1998 y 2013, con datos oficiales referidos a los Estados Unidos. "Los de abajo" han perdido y "los de arriba" han ganado. Y, entre los más perdedores, los que la tabla llama "clase trabajadora".
Esa caída y la frustración y el desengaño que generan necesita un chivo expiatorio y los candidatos se lo ofrecen. En el caso de Trump, "los inmigrantes", pero recordando que dos de sus tres esposas han sido inmigrantes (como su familia lo fue), así que el problema no es la inmigración sino la "raza" y, por tanto, la "clase".
Es la explicación más sencilla al por qué hay tantos votantes, en los Estados Unidos, contra el statu quo (que no sé por qué en inglés se dice status quo, como si no fuera latín y, me temo, que ellos tienen razón: status es un nominativo y quo un ablativo. En las Españas domina el autoritarismo de la Academia). 
Claro que hay más factores, pero este no es desdeñable allí. Lo curioso es que no funcione de la misma manera en las Españas, aunque quizá sí esté funcionando en alguna de ellas. En Cataluña sin ir más lejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario