domingo, 26 de junio de 2016

Brexit como síntoma

No es un caso aislado. Brexit es un síntoma más de algo que está sucediendo en Europa y los Estados Unidos. Dos textos aquí y aquí que lo plantean de ese modo y que continúan lo que acabo de contar sobre el papel de la crisis financiera en la polarización política, la profunda insatisfacción, de las clases medias sobre todo, y su inseguridad ante el futuro (trabajo, salario, pensión, violencia)
Se puede resumir en dos tendencias que caracterizan esta ola. Por un lado, el auge de los sentimientos nacionalistas ("queremos ser independientes", "no queremos que 'otros' contaminen nuestra identidad", "lo nuestro es nuestro" -ya sabe: "British jobs for British people"-, "otros, que están fuera, nos atacan, nos roban, nos amenazan etc.") y, por otro, un cierto rechazo a las instituciones de la democracia llamada liberal prefiriendo otras formas de organización política (autoritarismo, neofascismo, democracia popular, democracia asamblearia, "populismos" etc.). El descontento con las prácticas observadas (o supuestas, o manipuladas) de los políticos del establishment ayuda a que aparezcan nuevos políticos (en muchos casos, tan políticos como los denostados) que propongan respuestas sencillas a problemas complicados sin caer en dar respuestas complicadas a problemas sencillos (para esto último hace falta tocar poder).
Las propuestas de un nuevo referéndum (torturar al electorado hasta que confiese), las lecturas de los respectivos porcentajes en las respuestas, el reconocimiento tardío ("tarde te conocí, hermosura tan antigua, tarde te conocí") de haber sido engañados (y la próxima vez ¿no lo serán?) o el subrayar los efectos negativos que puede tener para toda la población con independencia de lo que haya votado son parte de esta ola.
La presentación economicista de los efectos en las bolsas y las divisas no hace sino dificultar el diagnóstico. Porque una cosa son los contextos que dan paso a esta ola, otra cosa son sus síntomas y otra los posibles (u observables) efectos de posibles resultados. No hace falta que diga que lo dicho tiene algo que ver con las elecciones de hoy en las Españas, un déjà vu según The Guardian.

No hay comentarios:

Publicar un comentario