jueves, 5 de mayo de 2016

Riesgos de catástrofes mundiales

No es una lectura aconsejable para los defensores del "pensamiento positivo a ultranza", pero es de avestruces negarse a ver que el Planeta, es decir, la especie humana, corre graves riesgos. La Global Challenges Foundation (GChF) ha publicado su Global Catastrophic Risk 2016 no apto para los que no lo quieran ver (resumen y comentarios aquí)
En realidad, nada nuevo, como lo muestra este cuadro tomado del informe. Arriba, los más probables y a la izquierda aquellos a los que no se les proporciona suficiente atención (cosa obvia en el caso de los "riesgos desconocidos", arriba -¿probable?- y a la izquierda -objeto de poca atención, claro-):
Para completarlo, las preocupaciones del Banco Mundial sobre el futuro de la escasez de agua, que considera situación crítica.
El informe del GChF, además de las sonrisas en las fotos de su fundador y del co-fundador del Future of Life Institute -profe en el MIT, no se crea-, aporta numerosos datos con amplia perspectiva temporal sobre estos riesgos. Y está tan bien presentado que no da mal humor ver todas esas posibilidades-probabilidades.

1 comentario:

  1. También es interesante lo que se puede estar gestando a corto, medio y largo plazo y sus poisibles alternativas de salida. A corto plazo, "El militarismo es asumido por la clase dominante norteamericana como la “solución” a sus problemas buscando así someter a sus aliados-vasallos de la OTAN, acorralar a Rusia y a China, sumergir en el caos a países de todos los continentes y así tomar posesión de una amplia variedad de recursos naturales de la periferia, desde el petróleo y el gas hasta llegar al coltan, al litio o al oro." (http://www.alainet.org/active/78432),por otra parte "Es ya casi un tópico decir que el mundo en el que vivimos se parece cada vez más al de 1914. Después de haber dejado atrás la estabilidad bipolar de la Guerra Fría, nos encontramos en plena lucha para encontrar sentido a un sistema que es cada vez más multipolar, opaco e impredecible. Igual que en 1914, una potencia en ascenso se enfrenta a otra superpotencia cansada (pero no necesariamente en declive). Surgen crisis descontroladas en zonas del mundo con gran importancia estratégica; en algunas, como el pulso actual en las Islas Senkaku del Pacífico occidental, intervienen de forma directa los intereses de las grandes potencias. A nadie que, desde la perspectiva de los primeros años del siglo XXI, evoque el rumbo que siguió la crisis del verano de 1914, pueden dejar de impresionarle los ecos contemporáneos." (http://internacional.elpais.com/internacional/2014/01/14/actualidad/1389700818_932717.html). Pero a largo plazo, "Últimamente el ambiente geopolítico y económico está muy caldeado. No es que avecine tormenta, es que se aproxima un huracán de magnitud 5...Nuestro mayor problema radica en que los recursos naturales del planeta empiezan a escasear; fenómeno que está encogiendo la economía y obliga a casi todos los gobiernos a endeudarse hasta límites insospechados...estamos experimentando el segundo o el tercer embate de una monumental recesión cuyo final no se vislumbra al final del túnel...Es la típica crisis de final de superciclo; un tipo de crisis que sólo se da muy de vez en cuando, cada varios siglos." Y por último, para ir más haya de los diagnósticos "Pensar sistemáticamente sobre las alternativas emancipadoras es un elemento del proceso por el que se pueden ampliar los límites de lo posible. Lo que por el momento parece únicamente lejanas visiones de un
    cambio viable puede convertirse quizá en proyectos políticos coherentes.
    Embarcándonos en la exploración del aumento del poder social dentro
    del capitalismo, podemos alcanzar un mundo de poder sobre él y quizá
    finalmente trascenderlo.(https://www.ssc.wisc.edu/~wright/PuntosBrujula--NLR41.pdf)

    ResponderEliminar