sábado, 14 de mayo de 2016

Explicaciones delirantes

Dos hechos se me mezclan en la cabeza. El primero, el impeachment de la presidente brasileña, Dilma Rousseff que me llega en primer lugar por el Washington Post. El segundo, los últimos "desubrimientos" a partir de los "papeles de Panamá", por ejemplo las problemáticas apariciones del apellido Trump en tales papeles. Ambos hechos han sido objeto de constantes noticias casi diarias. Como también han sido constantes las interpretaciones, es decir, a teorías para explicar los hechos brutos dándoles un sentido que permita una mejor comprensión de los mismos.
Hay interpretaciones sencillas. Descontento social utilizado por la oposición (con independencia de lo corrupta que esté esta) o, sencillamente, deseo de la oposición de recuperar el poder en un caso y, en el otro, hartazgo de un "John Doe" filtrando los papeles al periódico primero y al consorcio después. Lo de la parsimonia sería una razón para aceptarlas, es decir, entre una interpretación complicada y una sencilla, siempre es mejor aceptar la sencilla.
Pero también las hay muy complicadas como reacción a las sencillas o temiendo que en realidad estén ocultando lo realmente sucedido. Algunas sirven para explicar (que no describir) ambos hechos, a saber, el imperialismo estadounidense a través de sus agencias especializadas y sus asociadas. Ahí el camino ya comienza a hacerse tortuoso. Como ya lo era reducir los "papeles" a una maniobra contra Putin o, incluso, contra Maduro (sic). 
Pero algo de sentido tiene, desde el punto de vista de quien no quiere perder su hegemonía, el intentar debilitar al bloque emergente, los BRICS en este caso, atacando al eslabón más débil, Brasil. O Rusia.
También tiene sentido suponer que, vistos los patrocinadores del Consorcio, lo que se pretende con los "papeles" sea atraer al tímido y temeroso capital internacional (al que, por cierto, en otros contextos se lo tilda de casi omnipotente) a los paraísos fiscales que hay en la Unión Europea y, cómo no, en los Estados Unidos (este enlace es el mismo que el anterior: que se repita en varias páginas no es garantía de que acierte).
La navaja de Ockham aconsejaría aceptar las explicaciones más sencillas. El síndrome del gato escaldado que ya ha sido engañado muchas veces aconsejaría dar por lo menos un vistazo a las más complicadas pero aplicando la duda en los dos sentido: por un lado, dudar de la versión más sencilla como pretenden y, por otro, dudar de la versión más complicada como procuran evitar. 
Lo malo es que, sobre todo para los "papeles de Panamá" las explicaciones delirantes (que alguna puede ser cierta) se han multiplicado. Pero lo que sí sabemos es que no pueden ser todas ciertas. Algunas son totalmente incompatibles. Otras no, pero entonces el nivel de complejidad impide entender aquello que se pretende explicar. 
Un caso evidente de lo falso que es eso de que "los hechos hablan por sí mismos".
(América Latina en Movimiento ha publicado una serie de artículos explicando lo de Rousseff. Hay que rebuscar un poco en la página, pero son abundantes. Más o menos en la misma dirección casi todos ellos: cherchez les États Unis, también según TeleSur. Como era de suponer, la situación venezolana también  se debe a los Estados Unidos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario