domingo, 22 de mayo de 2016

Aceptación de líderes políticos

Que los líderes, es decir, candidatos a mandar, tengan valoraciones tan bajas me resulta sorprendente ya que doy por supuesto que todos ellos tienen asesores de RP que les explican cómo ser simpáticos y cómo ser aceptados por los votantes. Tal vez no les preocupa eso y sí se concentran en explicar lo mal que lo hacen los restantes partidos para así quedar como única salvación posible. Pero lo de "salvación" me mosquea. No tendrían que hacer falta los salvadores sino los buenos gestores de la cosa pública. 
Que ninguno de los líderes (nombrados como tales) alcance el aprobado, no deja de ser curioso. En las Españas, me refiero. Solo uno se acerca al aprobadillo (0 es nada y 10 es el máximo, así que si no llegan al 5, en el viejo sistema de calificar los exámenes, no llegan al aprobado). Estos son los resultados de la última encuesta del CIS, la de abril (faltaría Puigdemont, el presidente de la Generalidad catalana). Veremos qué dice su barómetro de mayo a medida que se acercan las elecciones de junio.
Mal de muchos, consuelo de tontos. Véase cómo estaban los dos principales candidatos estadounidenses (faltaría Sanders, pero no entro a valorar si hay ya una toma de posición por parte del periódico). Las respuestas no son de la ciudadanía en general sino ya de los ciudadanos que se han registrado para votar (de los cuales habría que extraer los que no votarán a pesar de haberse registrado. Cosas de aquel sistema)
La impresión mayoritaria es la de los que los ven de manara desfavorable.
Desgraciadamente no tengo acceso a encuestas sobre la aceptacíón de los líderes en Corea del Norte, la China, Vietnam, Arabia Saudita, Emiratos, Qatar, Palestina, Israel. O, en otro grupo, Venezuela, Ecuador, Bolivia. ¿Y los candidatos en el Perú? Recorrer los Hollande, Cameron, Merkel, Renzi no es un camino de rosas. O Putin. O Erdogan. 
Como para entusiasmarse. Mejor razonar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario