viernes, 29 de abril de 2016

Política de oferta y demanda

Me refiero a la política electoral, donde los electores, convenientemente informados, deciden cuál de las ofertas encaja mejor con las propias preferencias y donde, viceversa, la oferta electoral tiene en cuenta las demandas del electorado y la adapta en consecuencia. Más o menos, eso es lo que viene a decir Anthony Downs en su "teoría económica de la democracia": una brillante simplificación que sirve para entender muchas cosas, pero que no se puede tomar como la única fuente de entendimiento. Hay más elementos a introducir si se quiere entender cómo funcionan las cosas. Pero, a veces, sirve. Y este es un caso, tomado de encuestas del Pew Research Center. El gráfico es este:
Lo que viene a decir es que fenómenos como el de Trump y Sanders se entienden mejor si se considera el cambio producido en las posiciones políticas de los estadounidenses, con aumento de los que están consistentemente en la "izquierda" (progresistas, lo que ellos llaman "liberals") y en la "derecha" (más conservadores aún que los anteriores). Se ha polarizado algo la sociedad y ya no tiene tanto sentido situar la oferta en la media-moda-mediana de la distribución de las ideologías (donde están los "centristas").
Como la historia demostrará, solo con este modelo no se entienden muchas cosas que están pasando en ese país con sus inercias, sus "aparatos" partidistas, la manipulación mediática, la creciente desigualdad, la frustración y la agresividad que produce y, finalmente, la desigualdad a la hora de votar (los que responden a las encuestas son una muestra suficientemente representativa de la población, pero los votantes no, ya que se dice que solo se registra para votar una mitad de los posibles votantes, de los cuales la mitad no irá a votar, amén de los trucos para "controlar" quién puede votar y quién no).
En todo caso, esas encuestas muestran cambios importantes en la sociedad estadounidense.

1 comentario:

  1. Otro aspecto importante es el aumento de la desigualdad en EE.UU. Por una lado tenemos que en 2010, el ingreso real per cápita era 65% en Estados Unidos y por otro que la desigualdad aumentó de 35 a 40 o más puntos Gini. También es interesante coger el enfoque de las ondas Kondrátiev, y ver hasta que punto los ciclos decrecientes llevan consigo cambios sociales (estado de ánimo, preferencias políticas.etc). Porque, con el aumento del desempleo, aparejado a la ruptura del pacto social keynesiano los cambios en la estructura y la aparición de situaciones de precarización social en capas sociales que habían vivido en una cierta seguridad económica, pueden llevar a la apraición de nuevos actores sociales (tanto por la izquierda como por la derecha), si bien ésto dependerá de la batalla por la hegemonía cultural dentro de la sociedad.

    ResponderEliminar