sábado, 30 de abril de 2016

No es ilegal, pero...

Se trata de los negocios de Tony Blair, en particular cuando era enviado para la paz en Oriente Medio, pero también con posterioridad. Su empresa (él) habría hecho de intermediario entre una empresa petrolera y la China cuando aquella quería introducirse en el apetitoso mercado chino. No entró en "tratos" (que eso sí sería ilegal), pero sí hizo las presentaciones pertinentes y, eso sí, dio noticia de sus actividades más problemáticas a las autoridades británicas correspondientes.
Todos los detalles en The Guardian que se atiene a los datos y no entra, como se está sufriendo estos días en las Españas, en insinuaciones sobre actividades de amigos de parientes de próceres variados. La pieza de TG  me gusta por su sobriedad. 
De todos modos, se muestra lo que valen las "relaciones" en el mundo real ajeno a la competencia perfecta del mercado ¿libre?. "Ahí arriba" no valen las consideraciones que se hacen sobre la meritocracia para los mindundis. Y, así, hay que reducir los salarios para tener más competitividad en las Españas mientras se aumentan salarios, bonus, dietas y jubilaciones para las cúpulas empresariales. Nada nuevo ni único. No importa cómo funcione la empresa. A los políticos que lo hacen mal, hay que despedirlos, a los grandes empresarios que lo hacen mal, hay que subirles el sueldo y la jubilación, aunque no a todos ni siempre, no exageremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario