sábado, 23 de abril de 2016

Injusticias legales

Hasta por las series policiacas de la televisión sabemos que, en determinados sistemas judiciales, si el acusado se declara de entrada culpable, las penas se le reducen. Son acuerdos entre abogados (sobre todo si son de oficio) y jueces que, atosigados por la acumulación de casos pendientes, encuentran en este vericueto una forma de agilizar la administración de la justicia.
¿Administración de la justicia? Los datos de los Estados Unidos son preocupantes. El artículo comienza así:
A record 149 people had their criminal convictions overturned in 2015 after courts found they had been wrongly charged, according to a recent study. Nearly 4 in 10 of those exonerated had been convicted of murder, and the average newly-released prisoner had served more than 14 years in prison. Most of the exonerations came in only two states, Texas and New York.
Se puede pinchar en el estudio que citan, pero basta saber que los inocentes ahora liberados pasaron en media 14 años en el trullo, que casi la mitad habían sido condenados por homicidio y que 42 de aquellos ahora liberados por inocentes se habían declarado culpables en su día. Texas y Nueva York se llevan la palma en estas injusticias totalmente legales.
De vez en cuando despunta el caso de un condenado a muerte y ejecutado que resultó inocente una vez se aplicaron, por ejemplo, las pruebas de ADN. O casos de condenados a muerte de forma sospechosa.
Todos somos iguales ante la ley. Y como dicen ahora en las Españas, también ante la ley fiscal. Si ellos lo dicen...

No hay comentarios:

Publicar un comentario