viernes, 15 de abril de 2016

Impuestos y soberanía

Me deja perplejo esta cita de Lagarde, la del FMI, en el Financial Times:
Saying that the world could no longer tolerate taxation being treated “as a local matter associated with sovereignty”, Ms Lagarde said, “international co-operation has to be significantly improved”.
De acuerdo. Supongamos que los impuestos dejan de ser una cuestión asociada con la soberanía nacional y que ha de mejorar la cooperación internacional sobre el tema. Obviamente, están hablando de los "papeles de Panamá", que no son cosas de ayer sino de hace tiempo (1919). Sería el triunfo definitivo de la "globalización" (las comillas son porque no tengo claro por dónde van los tiros ahora sobre la palabrita en cuestión).
Y ahora la vieja propuesta independentista norteamericana contra Inglaterra: "No taxation without representation", que, por cierto, ha sido el argumento al tratar la inclusión política de los inmigrantes que pagan religiosamente sus impuestos. Bueno, los impuestos que pueden pagar porque, al fin y al cabo, los impuestos son para los ciudadanos y, si pagas impuestos, es que eres ciudadano y, viceversa, si eres ciudadano es que tienes que pagar impuestos.
Pero resulta que ahora se ha visualizado (aunque ya se archi-sabía) que hay ciudadanos que, por ser ricos, no pagan impuestos. Lagarde lo reconoce y, sin ir tan lejos, en las Españas están las sicav para remacharlo.
Total, que si los impuestos dejaran de ser materia de soberanía (para que los ricos paguen y se evite un nuevo brote particular de crisis), tendría que haber un gobierno supra-soberanía nacional. Que no lo hay. Vuelve a plantearse el viejo problema: hay una realidad supranacional que no tiene instituciones que lo regulen. Y el argumento de Lagarde intenta superarlo con "más (?) cooperación internacional". 
Parece que hay dos cosas que son planetarias, supra-nacionales: el medioambiente y el sistema financiero. El primero, nadie lo controla más allá de cumbres en las que predominan las palabras y escasean las decisiones concretas e inmediatas. El segundo, por lo visto, se trata de hacerlo todavía más supra-nacional sin que nadie lo controle... excepto los que siguen teniendo capacidad de gestionarlo en propio beneficio y que, a rey muerto, rey puesto, en el caso de que hubiese tal "cooperación internacional" (como la del medioambiente), encontrarían nuevos cauces para evitar el engorro de la soberanía nacional. Hay que repetirlo: no parece observable lo del Manifiesto ("los proletarios no tienen patria"). Son otros los que no la tienen mientras apoyan a los que predican nacionalismos varios.

3 comentarios:

  1. Interesante lo que plantea en sus tres ultimas entradas. Por un lado quién está detrás de los papeles de Panama? Por lo visto ni más ni menos que George Soros "George Soros, el fantasma de la corrupción y el negocio de la antipolítica"(http://ctxt.es/es/20160413/Politica/5400/Panama-papers-Internacional-Choriz%C3%B3polis.htm#.Vw6giZPTBfQ.twitter)"A la amalgama de conspiranoias y huidas individuales, se extiende cada vez con más fuerza una idea del poder, de la desigualdad, cuyos efectos pueden ser contradictorios: es la antipolítica. Una cosmovisión muy propia de los años veinte del siglo XX, asociado a un concepto, la corrupción, un término vacío que puede ser completado con múltiples significantes. De hecho reto al lector a que haga un ejercicio, y nombre una serie de palabras asociadas al término “corrupción”. Seguramente les salga: políticos, Estado, partidos, impunidad. Y muy probable no salga en ningún caso: grandes bancos, concentración de capital, monopolios, clases propietarias o grandes empresas." Bueno, otro dato "Los Rothschild y Rockefeller: iniciadores de la revolución antiliberal global" (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=169390). Y aquí una rtículo sobre el último Informe de Riesgos Globales de 2016 (http://www.attac.es/2016/02/09/el-foro-de-davos-se-prepara-para-el-colapso-el-informe-global-de-riesgos-2016/).

    ResponderEliminar
  2. ya usted en su momento me recomendo éste artículo "El fin de la democracia tal como la conocíamos" de Bernd Hamm (https://translate.google.es/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.informationclearinghouse.info/article38441.htm&prev=search).Y ahora algunas cuestiones. Primero: la corrupción sólo ha sido una preocupación de los ciudadanos después de la crisis aunque está sólo ha estado enfocada a la corrución mosquito (entidades locales) y todavía no ha tenido por parte de la ciudadanía una respuesta clara, sólo hay que ver que el pp pierde votos pero no tantos; por otro lado al parcecer la corrupción en "El panorama general que el análisis nos deja —última hipótesis— es el de
    un círculo vicioso de desconfi anza que se autoalimenta; un círculo por virtud del cual la
    lucha contra la corrupción genera noticias de
    detenciones de políticos que, a su vez, provocan la percepción de una mayor corrupción y, con ello, refuerzan variables clave de
    nuestra tradicional desafección institucional y desapego político, las cuales, a su vez, podrían favorecer el desarrollo de la corrupción" (http://transparencia.org.es/wp-content/uploads/2016/03/manuel_villoria-fernando_jimenez_art.pdf); por último, en la corrucpción existen otros factores atener en cuenta, su vinculación con la presión fiscal (a más menos corrupción, desarrollo de las instituciones democraticas (a más democracia menos corrupción); y su efecto en el bienestar general(a más corrupción menores puntuaciones en indicadores de bienestar. Lo curiosos es que los países menos corruptos, siguen estando entre los países centrales y asdemás ésdto no significa que no lo sean con otros países (me refiero a sus élites), ejemplo Ikea (http://economia.elpais.com/economia/2016/02/12/actualidad/1455290295_084633.html).

    ResponderEliminar
  3. Lo que me refiero, que lo único que puede hacerse a nivel local es "resistir", siempre que se pueda y se dejé, ante la corrupción de medianos y pequeños empresarios y políticos, pero, la corrupción más dañina, la elefante, es otra historia.

    ResponderEliminar