domingo, 17 de abril de 2016

Impuestos y representación política

Vuelvo al "no taxation without representation" que comenté anteayer. Era la queja de los colonos nortemericanos contra las leyes que venían del parlamento británico en el que ellos no tenía representación, pero sí tenían que pagar los impuestos votados por aquel parlamento. El eslogan era claro: para pagar impuestos votados en un parlamento hay que tener representación en dicho parlamento. 
Vayamos al día de hoy y a un reciente informe de Oxfam en el que se establece:
"Tax dodging by multinational corporations costs the US approximately $111 billion each year and saps an estimated $100 billion every year from poor countries" 
(no exageremos: "billion" en los Estados Unidos corresponde al millardo español, miles de millones). El dinero que las multinacionales estadounidenses esconden en los paraísos fiscales ascendería a 1,5 billones ("trillion" para los estadounidenses) de dólares.
No hay "taxation" que valga. Y, sin embargo, sí que hay "representation", vistas las contribuciones (gratuitas, sin pedir nada a cambio -?-) que esas multinacionales hacen a los "representantes" del pueblo cuando son candidatos y cuando llegan al puesto. Las diez primeras ya son todo un poema. Para la campaña de las presidenciales de este año, aquí. No es de extrañar que se hable de "business politics" para referirse a lo que allí sucede y que se proteste de forma clara y directa contra tal asunto, aunque con escaso eco, por otro lado comprensible (el que paga, manda)..
Total: no hay taxation pero sí que hay representation. Un poco especial, pero los viejos colonos seguro que estarían de acuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario