martes, 19 de abril de 2016

El agotamiento del progresismo

Interesante la reflexión de Pablo Ospina que me hace llegar un buen amigo ecuatoriano, sobre el aparente (y más que aparente) agotamiento de los gobiernos progresistas latinoamericanos. Cómo y por qué las energías progresistas (revolucionarias en su origen) se han ido adaptando a la lógica del sistema mundial en el que están insertas. Esto último no es de Ospina. Lo añado por mi cuenta porque creo que, en ese contexto mundial, la opción es salirse del sistema (la vieja "desconexión" de la que hablaron, por ejemplo y entre otros, Samir Amin o la self reliance de la que habló Johan Galtung) o ser fagocitado por sus reglas de juego y esto es más probable que aquello, si es que aquello es posible. Como recuerda Ospina, eso ya sucedió con la fagocitada socialdemocracia europea y, añado, está sucediendo en la actualidad como sucedió con el comunismo realmente existente.
Cierto que ese juego global permite matices políticos dentro del mismo, pero sin salirse de sus principios básicos de funcionamiento. Ya se vio en la URSS. Y cierto también que permite políticas bienintencionadas de "abajo-arriba" de cuyas desviaciones hay constancia (la corrupción de ONG, por ejemplo).
Pero no se ven posibilidades eficaces  de cambiarlo efectivamente (pensadas y deseadas, sí, pero eso es muchas veces una forma del wishfull thinking que Freud llamaría "omnipotencia de las ideas"). Pensar globalmente es relativamente fácil aunque la ideología nacionalista dominante a escala planetaria lo dificulte. Lo que es difícil, por decirlo en suave, es pensar globalmente y actuar globalmente.
Aquí un contrapunto por parte de Houtart. No se aparta mucho del diagnóstico y el pronóstico, pero sí añade alguna referencia a las terapias posibles aunque no se actúe globalmente. Ya se sabe, añado: el aleteo de una mariposa en los mares del Sur puede terminar produciendo un huracán en el Norte ("teoría del caos"). Aunque no sea tan fácil (por decirlo suave y no decir "imposible") actuar globalmente, sí es posible actuar localmente, ir creando lazos con otros "locales", ir subiendo de nivel geográfico y... Esa era la parte final de mi El juego global (q.e.p.d.). El mayor intento que he procurado hacer para superar mi acendrado pesimismo.

1 comentario:

  1. Estaba buscando un hueco para hacer un comentario sobre su punto de vista de que "en ese contexto mundial, la opción es salirse del sistema", desconozco la "desconexión" de la que hablaron, por ejemplo y entre otros, Samir Amin o la self reliance de la que habló Johan Galtung, pero me parece interesante una reflexión de Erik Olin Wright: "Hay cuatro maneras de ser anticapitalista: rompiendo el capitalismo, domándolo, escapando de él, o erosionándolo."; y sigue "En una sociedad compleja, en la que hay tanta interdependencia, la cantidad de sufrimiento que se desata por un esfuerzo de ruptura se hace insostenible bajo condiciones democráticas. Con condiciones no democráticas, el problema es que las transiciones autoritarias no llevan a destinos democráticos y participativos.". "La domesticación del capitalismo significa reducir y neutralizar los peores daños generados por el capitalismo – riesgos para los individuos, déficit de bienes públicos, externalidades negativas. Se mitigan estos daños pero se deja intacto el capitalismo y solo se tratan los síntomas."; "Escapar del capitalismo es una forma interesante de anticapitalismo. Por sí misma tiene muy poco potencial para ser transformador."; "La ersosión del capitalismo es lo menos familiar. Está más en la línea, creo, de ciertas tendencias anarquistas."; "or lo tanto, sostengo que la erosión del capitalismo es algo muy atractivo y de un alcance tremendo como estrategia para trascender al capitalismo. Es atractivo porque incluso con un entorno realmente hostil se puede hacer algo...No me parece plausible que la estrategia anarquista de simplemente perseverar en la tarea de ir construyendo el mundo que uno quiere en el mundo existente vaya a tener éxito para transformar el mundo entero. Pero creo que si la erosión se combina con nuevas maneras de pensar en como domesticar el capitalismo, puede ser posible crear una estrategia apolítica a largo plazo que combine lo mejor del lado progresista de la social democracia con las versiones más constructivas del activismo de la comunidad anarquista y la creatividad ascendente.

    Esto significa combinar anarquismo y social democracia en un doblete en el que erosionas al capitalsimo para hacerlo más domesticable y domesticas el capitalismo para hacerlo más erosionable. Amplías esta división política, rechazando el punto de vista de aplastar el capitalismo debido a su imposibilidad y de escapar del capitalismo debido a su narcisimo". Aquí la entrevista completa: (http://www.sinpermiso.info/textos/la-clase-importa).

    ResponderEliminar