domingo, 3 de abril de 2016

Cambios en el poder económico mundial

Así lo titulan aquí, pero en interrogantes. Escrito desde la India, vale la pena darle un vistazo a sus cuatro gráficos que, en realidad, lo que muestran son los (relativos) cambios producidos en el peso económico de los diferentes modos de agrupar países y entre países mismos. El que el porcentaje del PIB de los países centrales ( "economías avanzadas" o "del Norte") haya disminuido en los últimos años respecto al PIB mundial o que el de la China  y otros "países en desarrollo" hayan crecido o no de manera visible no significa que el poder de unos haya disminuido mientras crecía el de otros. Mucho más si lo que se considera es el PIB per cápita o renta per cápita.
El poder de un país no guarda relación automática y directa con su peso en el conjunto de la economía medida por el PIB. Hay otras fuentes: culturales (capacidad de llevar  cabo "diplomacia pública"), militares (capacidad de intervención o, simplemente, de amenaza), políticas (capacidad de inclinar las instituciones y organismos internacionales en favor de las propias propuestas), y, en general, capacidad de hacer que otros hagan lo que no hubiesen querido de no haber sido forzados a ello por el que tiene más poder que esos otros.
Cierto que las cosas están cambiando, pero no tanto como para que los cambios en el PIB signifiquen necesariamente un cambio en el poder. Ni siquiera en el económico. Porque economía es productos e intercambios. Claro que sí, y transacciones comerciales monetarizadas de las que tiene conocimiento el Estado, pero también acceso a o propiedad de materias primas, capacidad de gestión, tipo de mano de mano de obra (incluidos los robots), tecnología y capacidad de controlar en favor propio divisas y precios. Al final, igual resulta que el poder económico está en manos de empresas muy concretas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario