lunes, 21 de marzo de 2016

Unos pocos apátridas

0. Al contrario de lo que decía el Manifiesto Comunista, los proletarios sí que tienen patria. Son los mercaderes los que no la tienen ni nunca la han tenido. Aquí algunas referencias al papel que algunos de ellos tuvieron en el auge del fascismo, el nazismo y, más en concreto, el franquismo a principios del siglo pasado. Y aquí sobre el conflicto colombiano.
1. La patria de los proletarios sirve para que los políticos que, por lo general, tampoco tienen patria aunque se les llene la boca con tales palabras, y que no quieren perder sus puestos (aunque después se vayan de consultores a otros países), lleguen a decisiones tan rechazadas por las clases medias como las recientes de la Unión Europea sobre los demandantes de asilo y, en general, los emigrantes. Por cierto, las clases medias que rechazan, con razón a mi manera de ver, esas decisiones son las que no tienen miedo a caer en la escala social, en cuyo caso encuentran que eso de la patria puede no ser el tema central.
2. Somos muchos los que nos emocionamos al saber de tragedias, muertes y sinsabores que sufren esos emigrantes. Añado, por mor de racionalidad, que habrá que pensar en los que NO abandonan su patria, tanto "los de arriba" como "los de abajo". Unos, porque se benefician; los otros, porque no tienen dinero para pagar los costes del viaje que organizan las mafias (que también se benefician). 
3. Desconozco la composición social de los que salen aunque la imagino y el monto del dinero que los otros colocan en paraísos fiscales (no sé cuánto habrá, aunque haberlo haylo). Pero no vendría mal hacerse la pregunta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario