jueves, 10 de marzo de 2016

Tácticas fascistas

Uso fascista para referirme a un movimiento que se produjo en Europa y, en concreto, en Italia a principios del siglo pasado. No lo uso como el habitual insulto al contrario, de lo que hay también abundantes ejemplos en la actualidad. Se trata de qué solían hacer los fascistas realmente existentes en aquel tiempo. Y estos eran sus siete trucos favoritos (y después viene su aplicación a estos tiempos de ahora):

  1. Crear un culto a la personalidad del líder.
  2. Meter en la cárcel a la prensa o, por lo menos, intimidarla sistemáticamente.
  3. Eso sí: a los que intimidaban con mayor esfuerzo era a los opositores.
  4. Incitar a la violencia
  5. Convertir a las minorías raciales y étnicas en chivos expiatorios culpables de casi todos nuestros males. En aquel tiempo eran los judíos. 
  6. Glorificar el poder de la nación
  7. Despreciar el derecho internacional 

  • Crear una masa de seguidores sin necesidad de un partido que actúe como intermediario (a lo más, escuadrismo).

Como se ve, los bolivarianos andinos practican algunos de estos trucos, pero no todos. Y hasta en la Unión Europea se pueden encontrar otros, por ejemplo, a propósito de inmigrantes y refugiados, el 5 y, sobre todo, el 7. Si incitan a la violencia o no, se puede discutir. Lo mismo que con Turquía, que tendría algunos puntos más. O el gobierno chino. 
Sin embargo, los 8 puntos anunciados como 7 no se han aplicado en su conjunto a ninguno de esos casos sino ¡al de Trump! en los Estados Unidos y en texto de respetable académico que ha pasado por el gobierno en otras circunstancias. La lista es buena y la aplicación a Trump, como es de suponer, discutible, incluso en lo de la violencia y en lo del escuadrismo. Como discutible es esta otra sobre su barbarie. Pero véase cómo lo hace  Reich y sáquese la consecuencia que se pueda, a favor o en contra... de Trump.

No hay comentarios:

Publicar un comentario