martes, 15 de marzo de 2016

Rusia se va de Siria

Parcialmente, pero se va. Aquí una, en mi opinión, excelente narración de lo sucedido desde que la "primavera árabe" se convirtió en una guerra incivil con abundante participación extranjera (como en tantas otras guerras teóricamente internas) hasta el anuncio ruso y algunas perspectivas que se abren de cara al futuro. Hay reacciones que todavía se esperan (la saudita, por ejemplo), pero hay motivos, dice su autor, para un mínimo de optimismo.
Puntos a retener: la atomizada oposición a Al Asad, la retirada de Irán (previa a la de Rusia), las confusas reacciones de la temerosa Unión Europea, el silencio de los grupos llamados terroristas (el Estado Islámico o el Frente Al-Nusra) y los acuerdos (parciales) de paz o, mejor, de alto al fuego. Y la agenda del gobierno ruso.
Demasiados muertos, desplazados y exiliados.
Ahora solo falta que se vayan los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario