lunes, 7 de marzo de 2016

Política exterior macho

Aquí vienen párrafos escogidos del debate entre los pre-candidatos republicanos a la presidencia de los Estados Unidos. El autor del texto intercala dichos párrafos y sus propios comentarios sobre la viabilidad de tales propuestas. Si le tenemos que hacer caso, y hay razones para hacerlo, los pre-candidatos mostraron sus preferencias hacia al ataque bélico (y si hay familias y niños, qué se le va a hacer) y, para el terrorismo, retorno a prácticas de tortura muy en discusión en USA. Cuatro nuevas guerras y, para terminar, la respuesta de Trump a los comentarios de alto nivel expresados por Rubio sobre el tamaño de las manos y del pene (así, como suena) del primero y la respuesta del aludido.
Se trata de un buen ejemplo de lo contrario a lo que pretendía difundir la UNESCO bajo Mayor Zaragoza: la cultura de paz. Se trata, en efecto, de un excelente ejemplo de la cultura de la violencia con todos sus ingredientes: autoritarismo, machismo, desprecio a la vida (de los otros), exaltación de la violencia. Es curiosa la semejanza entre esta forma de abordar los problemas  por parte de gente bien y de orden y la de los pandilleros en los barrios marginales. Y, si me apuran, la de los terroristas del Estado Islámico. Así no hay quien lo solucione. Ni siquiera con una "Political Science" de una bomba nuclear, como sugieren algunos.
Vuelvo a On Killing: con medios de comunicación que exaltan la violencia, juegos de ordenador que se basan en ella, cultura de la violencia difusa y políticos explicitándola, no es de extrañar que haya violencia dentro de los Estados Unidos y que la forma inmediata que tienen sus líderes de solucionar los problemas de política exterior sean los de la violencia física y los de las otras violencias (culturales, estructurales)
Y un detalle que no acabo de interpretar: son varios los textos en los que el pre-candidato repite dos y tres veces la misma frase. No sé si es para hacerle verdadera mediante su repetición (que era la táctica de Goebbels) o refleja un consejo de sus asesores para que repita la frase para que así alguien la pueda oír y recordar o, sencillamente, se trata de un truco más para chupar más tiempo de cámara. Este último me parecería miserable, pero conociendo el percal...
De estos asuntos, los políticos españoles que dicen estar negociando para formar gobierno (es decir, están en un "sostenella y no enmendalla") no dicen ni mu. Ni de la Unión Europea, ni de la crisis financiera que no termina de irse, ni del Trump que viene o podría venir, ni de la crisis de buscadores de asilo (el gobierno, porque sigue habiendo gobierno, ha aceptado ¡cuatrocientos! -los cuatrocientos golpes-), ni del medio ambiente, ni de la energía, ni del agua... Hay algo peor que una política exterior macho y es una inexistente política exterior.
Para acabar: aquí se cuenta que mientras los pre-candidatos republicanos a la presidencia discutían sobre los relativos tamaños de los penes, en el hemisferio norte, durante unas pocas horas, parece que se alcanzó ese fatídico "dos grados" de temperatura por encima de lo normal. Que siga el espectáculo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario