domingo, 27 de marzo de 2016

Otro atentado

Entre 40 y 60 muertos en un parque de Lahore, Punjab, Pakistán. Noticia confusa. Tal vez un atentado suicida. Probablemente, en la línea de otros sucesos parecidos en el país a manos de taliban, islamistas, no sé si irredentistas. 
En todo caso, una vez más, no se trata de "el Islam contra Occidente". Pero es probable que sus autores (nunca hay uno solo en una acción como esta) se puedan clasificar en la misma categoría que los que han cometido atentados en Europa. Tal vez no en la misma organización, pero sí en la misma "cultura" o la misma "civilización" en choque con la judeocristiana.
Tampoco los ataques "occidentales" contra Libia o Irak o Afganistán han sido ataques religiosos o, como se le escapó a Bush II, de "cruzados". Hay que buscar la política (el poder), la sociedad (la desigualdad), la economía (cherchez l'argent, cherchez le pétrole) y solo después la religión, no al revés.
(Publicado lo anterior, veo que las noticias de la noche en la televisión estatal española abren con este asunto e informan de que se atribuye el asesinato a los talibán y que el objetivo eran cristianos que celebraban en aquel parque la Pascua. No me hace abandonar mi principio de no quedarme en la religión como factor explicativo, pero no sé que factores sociales y políticos están en juego. el The Guardian del 28 hace pensar que los talibán atacaron "porque" eran cristanos. Por lo menos, reconózcase que el problema del terrorismo es, como ya sucedía con Al Qaeda, nuestro Frankenstein, su heterogeneidad: no todo es el Estado Islámico ni Boko Haram ni los talibán y que mi factor explicativo sigue vigente en general: hay política, sociedad, economía antes que religión. En este caso, política e, incidentalmente, religión: contra los cristianos, facción de taliban que han expresado su lealtad al DAESH, pero enviando un mensaje al primer ministro tratando de desunir a país)

No hay comentarios:

Publicar un comentario