domingo, 6 de marzo de 2016

Otra victoria de terroristas

Hace unos días Laolu Opebiyi, un inglés de cuarenta años nacido en Nigeria, fue sacado de su vuelo de Luton a Amsterdam en EasyJet. La policía fue expeditiva en hacerle bajar del avión, urgar en su teléfono y hacerle las preguntas de rigor. ¿Motivo? Un pasajero había visto que el sr. Opebiyi estaba viendo en su móvil lo que pensó que eran consignas del Estado Islámico. Lo que, en realidad, estaba viendo tenía más que ver con "oración" que con tales consignas. Además, es cristiano (Nigeria, como es sabido, está fuertemente dividida por una zona de mayoría cristiana y otra de mayoría musulmana. Boko Haram habría sido una sospecha más apropiada). Total, que fuese y no hubo nada, excepto que no volvió a subir al avión y sufrió la humillación de ser detenido por la policía y expulsado de su vuelo.
Un comentario posterior, por parte de alguien que se declara su amigo, pone el dedo en la llaga: el exceso de sospecha y el exceso de celo muestra hasta qué punto uno de los objetivos del Estado Islámico se está alcanzando. Tratan, dice, de agudizar la reacción de sospecha y rechazo hacia todo musulmán (en este caso, ni lo era) en Europa. Por supuesto que existe el derecho a la propia defensa. No es ese el punto ya que la policía y, si me apuran, el ejército están para eso. Pero de defenderse (legítimo) a exagerar hasta el nivel logrado en esta anécdota (no es más que una anécdota, pero sintomática) hay un buen trecho. Pensar que todo musulmán es un terrorista en potencia es un indicador del triunfo de terroristas reales como los del Estado Islámico.
Un estudio sobre los enfoques del New York Time muestra cómo el periódico tiende a presentar al Islam como más peligroso y negativo que, por ejemplo, el cáncer. Y no creo que el NYT sea una excepción. Pensando en los periódicos españoles que leo, percibo matices entre unos y otros, pero la línea es clara. Con mayor o menor sutileza, pero clara. Ellos dirán que reflejan la realidad. Y nos tocará a nosotros decidir si es así o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario