sábado, 5 de marzo de 2016

Negacionismo climático (y sigue)

Un post de ayer a propósito de los problemas judiciales de la Exxon, me lleva a un informe de hace unos meses. Van en la misma dirección a propósito del cambio climático: determinadas empresas ocultaron sistemáticamente resultados relevantes de investigaciones punteras que mostraban la alta probabilidad de tal catástrofe planetaria. Es decir, conocían los datos y, sencillamente, los escondían. No solo: se enzarzaban en campañas (que, en algunos casos, todavía siguen aunque no sea más que apoyando a candidatos republicanos) para desacreditar a los que publicaban investigaciones que lo mostraban y para convencer al público en general de lo exagerado que era (cuando no mentiroso) afirmar tal probabilidad.
Su lógica parece clara: el beneficio inmediato tiene prioridad sobre el riesgo futuro ("el que venga detrás, que arree", parecen decir). Si para eso hay que mentir o, si se prefiere, ocultar los resultados de investigaciones independientes, pues se hace. No hay porqué extrañarse: son las reglas del juego, aderezadas con el optimismo de que "algo se encontrará que lo reduzca o, por lo menos, ayude a adaptarse a ello". Pero eso no es responsabilidad de la empresa que colabora en los factores que podrían llevar al tal cambio climático. "No es responsabilidad", desde el punto de dicha empresa, claro, cuya responsabilidad mayor es la junta (anual) de accionistas y los salarios, bonos, jubilaciones y "stock options"de los altos ejecutivos.
(Añadido el 27: Exxon, a propósito de la movida de los Rockefeller, niega que ocultara los datos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario