domingo, 27 de marzo de 2016

Más sobre estos terroristas

Es comprensible que los europeos, con su comprensible eurocentrismo, piensen en estos atentados como una cuestión que les afecta: 1.800 muertos desde 2001, Y es también comprensible que se planteen preguntas sobre lo inmediato de tales atentados (a comparar con esta versión estadounidense). Hay, sin embargo, algunas cuestiones que no siempre quedan claras, sobre todo si nos quedamos en los síntomas y no vamos al diagnóstico. Vayan algunas de ellas.
1. No todos los musulmanes que llegan a Europa siguen fieles a su religión. Los hay apóstatas. Esta es una de las primeras advertencias ante las generalizaciones apresuradas.
2. No todos los musulmanes que llegan a Europa y siguen fieles a su religión se radicalizan (se hacen todavía más religiosos) ni todos los que se radicalizan optan por la vía violenta. Intrigante que este último proceso se produzca, en varios casos, dentro de la familia.
3. Muchos terroristas, delincuentes por el hecho de asesinar, ya eran delincuentes antes de radicalizarse y optar por la violencia. Ladronzuelos, camorristas, traficantes y demás delitos menores están en el curriculum de varios asesinos.
4. No son muchos, pero son suficientes. Parece que el Estado Islámico ha entrenado a unos 400  para que lleven a cabo ataques en Europa. Se trata de una proporción muy pequeña frente al contingente total del EI y todavía más pequeña sobre el total de musulmanes en Europa.
5. Los gobiernos, y en particular el belga, han sido particularmente chapuceros en este terreno y no solo por no haber compartido información sobre estos ya entrenados sino por no haber "hecho sus deberes" cosa que el ministro español del ramo afirmaba haber hecho.
6. Un error habitual es el de no ver las semejanzas con una guerra de guerrillas que puede durar indefinidamente. Por eso lo dicho en el punto 4 debe ser entendido en este contexto.
7. Pero no se rata de una guerra de guerrillas como, por ejemplo, las de las FARC en Colombia. Hay un caldo de cultivo que sigue inalterado (o incluso incrementado) cuando se pretende haber "descabezado" la organización o ese resulta ser el objetivo (militar por supuesto) buscado. Parece que se trata de una organización organizada verticalmente como un ejército (por tanto, con "cabezas") pero que, al mismo tiempo se organiza horizontalmente.
8. La xenofobia/islamofobia que provocan estos atentados es, en parte, un éxito de los mismos. Gracias a ella (y a otros factores, claro) se producen los fenómenos indicados en 2 y en 3. Causa y efecto, pues.
9. Cada palo que aguante su vela: gobiernos, comunidad musulmana y resto de la población europea, cada cual tiene algo que aportar para reducir el riesgo de otra catástrofe. Que la habrá.
(Más observaciones al respecto con sus fuentes se pueden obtener, en este blog, poniendo "yihad" en el motor de búsqueda. De particular interés -perdón por la inmodestia- los post publicados antes de los atentados de París y, por supuesto, de Bruselas
Una buena revisión de la literatura sobre los factores que llevan al extremismo violento. Este es el resumen de dichos factores
Cuantos más argumentos se den contra el simplismo, mejor para todos menos para los violentos.
Conviene añadir esta conclusión de un artículo de Moisés Naïm lleno de datos:
La tasa promedio de homicidios en todo el mundo en 2014 fue de 6,24 muertos por cada 100.000 habitantes, mientras que los muertos por terrorismo fueron 0,47 por 100.000. Esto quiere decir que, ese año, por cada 13 homicidios hubo una persona asesinada por un terrorista.
Los números del terrorismo son relativamente bajos cuando los comparamos con otras causas de muerte. Pero sus consecuencias son desproporcionadamente grandes.)
(Añadido el 28: un estudio sobre el eco que han tenido en la red diez atentados recientes. El gráfico es elocuente)

No hay comentarios:

Publicar un comentario