domingo, 21 de febrero de 2016

Un reality show llamado elecciones

No me refiero a la situación española actual aunque los elementos de reality show sean evidentes. Me refiero, porque acabo de leerlo, a las primarias estadounidenses tildadas por algunos anglosajones como reality show. No me llama la atención ese calificativo. Ya he hecho referencia a ese espectáculo que llaman elecciones primarias, con sus trucos y todo. Pero lo cito ahora por otra razón: por el hecho de que la autora del enlace, no sin ironía, claro, propone que seamos todos los habitantes del Planeta los que tengamos voto en tan trascendental contienda. Estoy de acuerdo.
Es una elección muy importante: no es lo mismo que la potencia hegemónica esté bajo Trump que bajo otro Bush o Cruz o Rubio o bajo Sanders o Clinton. Cierto que las diferencias no son de fondo, pero no por eso dejan de ser reales. Y lo que haga un habitante de la Casa Blanca tiene impacto en todo el mundo muchas veces. O sea, elección importante que nos afecta a todos. Pues a votar. Pero hay más.
Si, como dicen, son elecciones en las que el dinero cuenta mucho y saber quién financia a quién es una forma de saber qué hará en el caso de ser elegido (no se financia por filantropía sino por comercio del do ut des), nada mejor que dar voto a los menos afectados por el costoso reality show (ahí cada país con el propio). Sí, ya sé: los medios estadounidenses son de referencia, la "public diplomacy" de su Departamento de Estado consiste en explicar a los ciudadanos del mundo cuál es la versión adecuada de los hechos, las agencias de noticias de peso son estadounidenses etc. Pero un vaso medio lleno es mejor que un vaso vacío. Las elecciones USA estarían menos mediatizadas por los super PAC y la "business politics".
Si usted es bienpensante, no se preocupe. Como dirían los independentistas estadounidenses cuando querían la secesión frente a Inglaterra, "no taxation without representation", es decir que si uno paga impuestos tiene que tener voto y, al revés, si uno no paga impuestos no tendrá voto. Así que no podremos votar en las elecciones estadounidenses. 
Bueno, no se ría, que no hay para tanto. Ya sabemos que empresas muy influyentes por ejemplo en España no han pagado impuestos en España. Todavía hay clases.

No hay comentarios:

Publicar un comentario