miércoles, 3 de febrero de 2016

Se quejan de vicio

Es sabido que las clases altas suelen mostrar un absoluto desconocimiento de lo que sucede en las clases bajas. Está el supuesto dicho de María Antonieta cuando le dijeron que el publo no tenia pan y respondiendo diciendo que comiesen bollos. Tal vez sea mitología, pero no lo es la reacción que la sra. de Bush cuando se le dijo que las condiciones en las que estaban recogidos los afectados por Katrina de clase baja: que estaban mejor que en sus casas.
Pongo los dos casos (el segundo histórico) para mostrar esos efectos de vivir en el Olimpo, como sucede en algunas ciudades latinoamericanas en las que los ricos (y ahora las clases medias) viven en condominios cerrados al común de los mortales (no vaya a ser que sean ladrones o secuestradores), viajan en coches seguros hasta el igualmente vigilado y cerrado centro de trabajo y pueden llegarse a centros comerciales o de recreo igualmente vallados y controlados.
No extrañe, pues, lo que una persona con 12.000.000.000 (doce mil millones) de dólares de patrimonio dice sobre los que sufren, están a disgusto, protestan. El titular lo resume: (y la fuente es Forbes y el que se asombra se las trae)
Blackstone CEO Surprised American Voters Are Unhappy With Economy, Politics, Life
Nihil novum sub sole. Pues que se venga a España donde todo el mundo sabe que "va bien", está creciendo y se han superado las lacras producidas únicamente por el gobierno anterior.

1 comentario:

  1. Buenas, aquí dejo una entrada de otro blog que sigo de Joaquín Santos Martí. http://espacioservisoci.blogspot.com.es/2014/12/una-de-ciencia-ficcion-y-distopias-los.html
    Bueno, en el habla sobre una investigación sobre la percpeción de la pobreza " Lo escalofriante era que habían llegado a una serie de conclusiones inesperadas: las personas que habían estado expuestas durante más tiempo al discurso ultraliberal, especialmente aquellos que más habían repetido las tan consabidas frases: "si es que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades", "no puede haber de todo, para todos y gratis", "si los ricos ganan más, por algo será" y otras similares, sencillamente eran incapaces de ver a los pobres. Sus ojos los veían pero su cerebro no los interpretaba como tales. En el estudio empírico se les iban pasando imágenes y se les pedía que identificara a las personas que consideraran pobres. Las imágenes eran de todo tipo, de grupo y de personas sueltas. En algunas aparecían auténticos pobres. No eran capaces de identificar a ninguno."

    ResponderEliminar