sábado, 13 de febrero de 2016

Las apariencias engañan

En la crisis política que viven las Españas, se alzan voces, supongamos que bienintencionadas, para introducir las primarias como sistema de elegir a los candidatos que después concurrirán a unas elecciones. Explícita o, mejor, implícitamente (no vaya a ser que se piense que el modelo son los Estados Unidos), el modelo son los Estados Unidos que ahora proporciona noticias en sus primarias.
Ya me referí, hace un par de días, a lo que tienen de distracción, o sea, de espectáculo dichas prácticas estadounidenses. Ahora encuentro un artículo que las clasifica como de poco democráticas. Veamos.
La sorpresa comienza cuando se ve que en New Hampshire, y en el caso del Partido Demócrata, Benie Sanders obtuvo una diferencia de 20 puntos sobre su rival Hillary Clinton y, sin embargo, se llevó el mismo número de delegados para la futura convención que elegirá al candidato definitivo (Recuérdese, estas elecciones primarias son para elegir a los delegados que asistirán a la convención. Cada estado tiene su sistema -caucus o votación en urna- y tiene un número de delegados  propio determinado por el tamaño de cada estado). ¿Dónde está el truco?
Pues en que el "aparato" del partido se reserva el nombramiento de unos 700 "superdelegados" para un conjunto final de 4.700. Gracias a estos "superdelegados", el "aparato" del partido, como parece que ha hecho en New Hampshire, puede "orientar" los resultados en la línea que le conviene a dicho "aparato".
He tenido algunas experiencias directas con "aparatos" de ONG que tomaban decisiones que más parecían llevar al mantenimiento del "aparato" que a cumplir con los objetivos de la correspondiente ONG. Los partidos no están exentos de este riesgo y no tengo que irme muy lejos (me puedo quedar en la provincia de Alicante) para encontrar ejemplos en partidos asamblearios, pero que pueden acabar practicando el "centralismo democrático" a favor, obviamente, del "aparato". 
En el caso estadounidense, Sanders parece enfrentarse al "aparato". Tiene a su favor la reacción de jóvenes y minorías ante sus respectivas frustraciones. Pero tiene en contra el carácter de estas primarias no tan ejemplares. 
Queda mucho recorrido hasta la convención de julio. Chi vivrà, vedrà.
(Añadido el 16: Aquí más reflexiones sobre el papel de los "superdelegados")

No hay comentarios:

Publicar un comentario