jueves, 4 de febrero de 2016

Justicia injusta

Tengo amigos que miran a los Estados Unidos como modelo a seguir. Bueno, pues nadie es perfecto y estos datos añaden argumentos contra la pena de muerte. Por partes.
Se acaban de publicar los datos sobre personas que han sido excarceladas después de años y que han resultado ser inocentes. Claro que son mindundis, pero tan seres humanos como usted y yo, y han sido maltratados por un sistema judicial con toques racistas y tendencia a violencia policial a la hora de conseguir una confesión como sea o fabricar una condena sea como sea. Ningún respeto a la persona que ha pasado 14 años en la cárcel siendo inocente. Sucede en las mejores familias, pero en este caso sucede en país de alardea de ser justo y justiciero.
El problema, sobre todo, es el que se refiere a los condenados a muerte que también han sido excarcelados (datos de 2015 y comparaciones con 2014). Eran inocentes y, se sabe, algunos de los "ajusticiados" (es decir, sometidos a asesinato judicial) también lo eran. Una vez más: hay varios motivos para ser contrario a la pena de muerte, pero el fundamental es que es irreversible. Condenados por equivocación o por simple injusticia pueden ser excarcelados. Los asesinados judicialmente no pueden volver a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario