domingo, 14 de febrero de 2016

Empleo político y clientelismo

Se asombran aquí de que un gobierno dé empleo a personas afines en empresas públicas o semipúblicas. No es nada. Un alto cargo se jacta de haber nombrado más de 500 cargos (candidatos, cargos en empresas, asesores) aunque reconociendo que solo dos de ellos "salieron rana", que es una proporción aceptable de corruptos. Lo que no es tan claro es el poder de nombrar a tanta gente desde una sola provincia española, por muy importante que sea. Claro que el ahora en la cárcel Carlos Fabra, cuando era presidente de la Diputación de Castellón, se jactaba de la cantidad de empleos que había dado a gente concreta.
¿Cómo no van a votar a quien les da el pan?
(Obsérvense, de paso, factores que parecen incidir en la corrupción: largo tiempo con poder, mucho poder, do ut des, capacidad de tapar bocas con salarios o prebendas, creación de redes obedientes y emprendedoras -?-)
(Añadido por la tarde: la sra. Aguirre, alto cargo que habría nombrado a más de 500 idem, ha dimitido de su cargo. Responsabilidad política y no, que se sepa, penal).

No hay comentarios:

Publicar un comentario