miércoles, 20 de enero de 2016

Parlamento español

Solo para españoles masoquistas
Este está siendo el juego: con las cartas boca arriba, pretender jugar de farol al póker y, al mismo tiempo, acusar a los otros de no dejarle ganar a uno cuando es imposible que gane alguno. Aritmética endiablada: ninguno puede ganar, pero todos hacen como si pudieran y como si los demás no lo supiesen.
Evidentemente eso no es una revolución, ni una conquista de los cielos. Para serlo, lo que tendrían que discutir es el qué hacer, no con quién juntarse. Y el qué hacer podría incluir:
It doesn't mean more government-funded benefits. It means a government that works for the many rather than the few – a government that’s not in the pockets of Washington’s corporate and Wall Street patrons. It means an end to the vicious cycle of wealth and power that has rigged the market to the benefit of those who make giant campaign contributions, hire platoons of lobbyists and lawyers, create their own “think tanks” and other propaganda machines, and even buy the Washington Post.
Robert Recih se refiere a la "revolución" en los Estados Unidos que propugna Bernie Sanders, el candidado pre-presidencial del que los medios españoles parecen no estar interesados.
Javier de Lucas, ayer por la noche y en una tertulia radiofónica (no hay nada perfecto), daba una lista más de temas que incluir y que tenía: la crisis de los refugiados, las exigencias de la "troika", el impacto del precio del petróleo, la geopolítica de Oriente Medio, la crisis de la Unión Europea (de gobernanza, de composición -los "exit"-, de derechización, extrema en algunos casos)... El Congreso de los Diputados parecía estar sumergido en una crisis de introversión que le impedía mirar al exterior, en el que no podía faltar la cuestión mediambiental y eso que tienen a Equo en bicicleta. Ni una palabra de lo que a mí me interesa en términos muy personales y egoístas. Lo que había es un intento de cambio de cromos. Algo a cambio de votos vendibles: te cambio dos diputados por mi voto, dame cuatro grupos y yo me abstengo en tu investidura, si el senado no es representación territorial, que lo sea el congreso, somos cuatro y queremos grupo parlamentario con sede, secretarias y presupuesto para así mejor visibilizar nuestro territorio (curiosa manera de "visibilizar") y así sucesivamente. Ni una palabra, que yo haya oído, sobre el qué hacer con esos intercambios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario