domingo, 3 de enero de 2016

Negacionistas engañados

El dicho evangélico es "haced lo que os dicen, no lo que hacen". Los que han creído en lo que decían las grandes empresas petroleras han sido, a lo que parece, fieles cumplidores de lo que su fe les dictaba. Sin embargo, hay datos que muestran que lo que tendrían que haber hecho es lo contrario: "haced lo que hacen, no lo que dicen". 
Por lo que se sabe (véase aquí), esas mismas empresas que ponían anuncios en los grandes medios negando el "cambio climático" o, por lo menos, levantando dudas sobre la capacidad de los científicos para predecir el clima (en parte, con razón: la predicción en climatología es sumamente compleja y dificultosa), esas mismas empresas tomaban decisiones en sus nuevas instalaciones teniendo en cuenta la posibilidad de un aumento del nivel del mar y, en general, de las temperaturas mundiales.
Cierto que esa decisión empresarial (en manos de sus ingenieros) no era una confesión de estar exagerando en su negacionismo. Sencillamente, era un dato para desconfiar de empresas movidas por el corto plazo y la rendición de cuentas ante la siguiente asamblea de accionistas y el consejo de administracón. No es un argumento a favor de los que no tienen esos intereses y piensan en el medio o largo plazo y tienen dudas sobre la capacidad de esas empresas de impedir el problema, dedicadas como están a adaptarse a él. Pero es que ahí está el problema: se afronta o se buscan beneficios a través de la adaptación al mismo. Y el que venga detrás, que arree.

No hay comentarios:

Publicar un comentario