lunes, 18 de enero de 2016

¿Menos Estado?

Hace tiempo que no escucho el mantra "menos Estado, más mercado" y eso que ahora, en las Españas, se da una ocasión de perlas para ponerlo en práctica. Sin embargo, lo que muchos piden es un gobierno "estable" con el que hacer negocios y que introduzca todas las medidas estatales pensables para quedar a buenas con los "bruselianos". Hay quien no excluye la posible formación de un gobierno de tecnócratas (como los ya impuestos por Bruselas a otros países) que mantenga el mercado hasta las elecciones posiblemente en marzo (después de las de diciembre pasado). "Los mercados" (es decir, las Bolsas, la prima de riesgo y esas cosas) andarían un tanto revueltos esperando el gobierno de nieve que sepa arrancarlos del salón en el ángulo oscuro en que se encuentran cubiertos de polvo. Claro que lo de las Bolsas no es de cosecha propia sino que tiene que ver con la situación económica mundial, pero, como se insiste en el texto que cito, con características españolas, de democracia poco asentada, unidad territorial problemática (Cataluña, se dice ahí, supone una quinta parte de la economía española) y, añado, tendencia a la sobreactuación.
Hace muchos años, paseando con un economista italiano que trabajaba para la OCDE y estando en tiempos de particular inestabilidad gubernamental en Italia, le pregunté cómo podía ser que el país funcionase en tal contexto. Me contestó dos cosas: secoli di civiltà borghese y su corolario, es decir, el que sin gobierno el país respiraba aliviado y la sociedad funcionaba mejor, claro ejemplo, añado, del "menos Estado, más mercado". Parece que no es el caso español. Las características internas cuentan. Claro que cuentan. Pero los vientos mundiales soplan en otra dirección. No hay surf que valga.

1 comentario:

  1. Hola buenas, siguiendo el hilo argumental de sus tres últimas entradas, parece ser que el escenario, si es que al final nos imponen un gobierno de tecnoncratas, mas los niveles de injusticia social dentro de España, mas los tres problemas a nivel mundial de los que hablaba ayer; de los que yo destacaría el aumento de la desigualdad en España (http://www.expansion.com/sociedad/2016/01/18/569c939246163f280a8b45bf.html) que se destaca en el último informe de Oxfam Intermon "Una economía al servicio del 1%"; más el malestar social por parte de la población española; más la respuesta que se puede dar por parte de la otra parte de la población de la que podriamos decir lo que nos dice Bertolt brecht “No hay nada más parecido a un fascista que un burgués asustado”. Bueno, creo que el escenario de darse es una polarización social sin precedentes, por lo menos desde 1936, una salida no democrática de los conflictos manifiestos, y un probable aumento de la violecia directa (estatal, social, etc). Por decir sólo unos ejemplos, ya ha habido una agresión a un nuevo concejal del ayuntamiento de Las Palmas de Podemos y amenazas a una concejala del mismo partido. Yo con ésto no defiendo a nadie, pero creo que lo único margen de maniobras es luchar por políticas fiscales redistributivas, luchar contra la economía sumergida, fraude fiscal, evasión fiscal, elusión fiscal, democratizar las instituciones, exigir mayor transparencia, lucha contra la corrupción y mayor fiscalización del gasto público sobre todo los proyectos de infaestructuras. Pero por desgracia las tendencias mo son esas, en Canarias ahora quieren una nueva ley del suelo (otra burbuja inmobiliaria) y las políticas fiscales sobre toto el regimen especioal de canarias la ref fiscal se está utilizando para atraer inversión, pero si como bien apunta Michael Roberts "en la medida en que la tendencia de la tasa de ganancia a caer engendra contratendencias, una de las más importantes es la expansión del crédito y la utilización de la plusvalía en la inversión en capital ficticio en lugar de capital productivo, para elevar la rentabilidad temporalmente, pero con consecuencias desastrosas". (http://www.sinpermiso.info/textos/la-teoria-marxista-de-las-crisis-economicas-en-el-capitalismo). Lo que quiero decir es que las políticas actuales, siguiendo a Karl Polanyi en La Gran Transformación que la mercantilización de "el Trabajo, La Tierra, y El Dinero, que en el sistema Capitalista Liberal son "tres mercancías más" (junto con los bienes y los servicios) en realidad no son ni pueden ser puras mercancías como dicha ideología pretende, por estar sujetos a reglas biológicas, sociológicas y naturales, lo que necesariamente conduce al desastre a las sociedades que no lo saben reconocer", o cómo el dice las consecuencias del cataclismo del crack del 29 y las dos guerras mundiales estuvo en dicha mercantilización. Al parecer, no hemos aprendido mucho desde entonces y otro gran cataclismo nos espera.

    ResponderEliminar