viernes, 1 de enero de 2016

Malos presagios

No parece que la situación de Palestina afecte claramente a la radicalización de musulmanes de manera clara y definitiva. Hay, como se sabe, otros factores más importantes. Pero eso no quita para que dicha situación sea dramática: Gaza, bloqueada, y Cisjordania a punto de ser dividida en dos por nuevos asentamientos de colonos judíos. Ya puede el Banco Mundial hacer  resúmenes en positivo de lo sucedido en 2015, con gráficos y todo y en castellano. La situación económica mundial no parece que la vea con mucho optimismo la señora Lagarde desde el FMI y no solo ella. Como dice un amigo en la firma en sus correos, "2016: vaya mierda".
Y las Españas, inestables. No parece que sea posible (no digo deseable) un gobierno medianamente estable. Y queda por ver cómo termina lo de Cataluña.
(Añadido el 2: ya estamos: se dispara n cohetes desde Gaza e Israel responde con bombardeos,  contra posiciones de Hamás, por supuesto)

No hay comentarios:

Publicar un comentario