miércoles, 18 de noviembre de 2015

Sexo en la red

Las páginas que, en internet, tienen que ver con el sexo dan algunas sorpresas en el terreno de las cifras.
Comencemos por Ashley Madison, la página que proporciona contactos adúlteros y que tiene (o tenía antes de que se “hackease” y se publicasen sus usuarios) un 90 por ciento de usuarios varones y un 10 por ciento de mujeres.
Un aviso a navegantes: la lista de usuarios está en tantos sitios diferentes que el conseguir borrar una de ellas son ganas de perder el tiempo ya que la lista sigue “viva” en otros. No me he puesto a buscarlas porque tampoco me interesa saber quiénes han usado estos servicios. Me quedo con las cifras que otros se han tomado la molestia de construir.
En España, la proporción de usuarios de esta página (adúlteros por este medio) respecto a la población total es prácticamente la misma en Madrid y Barcelona. Ambas ciudades obtienen la proporción más alta en las Españas.
Los mapamundi que se han hecho con la proporción de estos usuarios se parece mucho al mapa que podría hacerse con proporción de usuarios de internet. Si estos son los lugares más industrializados o con mayor presencia del sector terciario, no parece relevante. El medio es lo que cuenta. Si hay más acceso, habrá más usuarios.
Tal vez convenga recordar que cuando comenzó internet, las páginas de sexo eran las más buscadas por los internautas. Ahora ya no es así. Pero no porque haya disminuido el interés por dichas páginas, sino porque ha aumentado el interés y los servicios de otro tipo, desde lo comercial a lo informativo o recreativo. Los aficionados a sitios de contenido sexual parece ser que se mantienen constantes.
Para hacerse una idea: PornHub, una de las más visitadas, asegura haber tenido más de 18 millardos (miles de millones) de visitas en 2014. Pero es que, en el mundo, hay unas 800.000 páginas dedicadas a dicho tema (un 60 por ciento de las mismas en los Estados Unidos con casi una cuarta parte de usuarios mujeres allí, proporción mucho mayor que la que se da a escala mundial).
Lo que me ha resultado curioso ha sido la comparación de una veintena de países al respecto. Me refiero a páginas de PornHub. Y, de nuevo, aviso: debe de ser muy fácil ver quiénes las usan y sus páginas preferidas. Si cree que, yendo de “incógnito”, nadie se va a enterar, la tiene clara. Que se lo digan a la policía dedicada a vigilar tales preferencias, sobre todo cuando son directamente delictivas como la pederastia.
Los datos que proporciona aquella empresa (porque de empresas se trata) son curiosos. Como era de esperar, los estadounidenses son el grupo que más la visita: casi un 40 por ciento. Gran Bretaña, Canadá, la India, Alemania, Francia, Italia, Australia, Brasil, México, España (¡por fin!), Rusia, Holanda y así, por orden de más a menos, hasta completar los veinte primeros países en cuanto a “visitantes” de dicha página (Argentina y Egipto ocupan el último lugar).
Pero lo curioso, por lo menos desde mi punto de vista, son las preferencias dominantes en cada uno de esos países. Las páginas con lesbianas son las preferidas de estadounidenses, británicos y australianos. Las que tienen como protagonistas a jóvenes (“teens”) son especialmente visitadas desde Canadá, Alemania y México. Las “morenitas” son las preferidas de los franceses. Rusia destaca por sus visitas a páginas de sexo anal. ¿Y las Españas? Pues, como Egipto -fíjese usted- por el interés de sus porno-videntes por una categoría que no acabo de entender: “mom”. Literalmente significa “madres”, pero su significado en ese mundillo, como digo, se me escapa, sobre todo cuando veo que hay otra categoría (“milf”, "Mother I'd Like to Fuck", madre con la que quisiera copular), que es lo que, siempre según PornHub, es lo que prefieren italianos, holandeses y suecos.
Hay otras listas. Según unas, entre los diez primeros países consumidores de esas páginas, seis son de mayoría musulmana. Otra, que me creo más, da a Polonia y Pakistán (presentes en la lista anterior) junto a la China, Brasil y USA (países muy poblados). Resulta difícil saber más.
No son temas banales, triviales o intrascendentes. De hecho, algunos de estos datos los he tomado de un reciente ejemplar de The Economist en el que, aunque la portada estuviese dedicada a la otra pornografía (la de la industria automovilística en general y de la VolksWagen en particular), había un editorial con ese tema y cinco páginas ampliando información. Business is business.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Para más pornografía, véase el comunicado  de hace un par de dias sobre la aprobación, por parte del Departamento -ministerio- de Defensa estadounidense, de una venta de armas a Arabia Saudí por valor de más de 1.000 millones de dólares. Los detalles son de lo más excitante, en especial para los habitantes del Yemen. Es de esperar que ninguna de estas armas acabe en manos de los "enemigos de Occidente", pero Boeing y Raytheon, las empresas que hacen caja al respecto, también tienen su corazoncito)

No hay comentarios:

Publicar un comentario