lunes, 30 de noviembre de 2015

Por pedir que no quede

Paul Krugman, haciendo una recensión de un libro de Robert Reich en el New York Review of Books plantea estas preguntas:
Anyone hoping for a reversal of the spiral of inequality has to answer two questions. First, what policies do you think would do the trick? Second, how would you get the political power to make those policies happen?
Me parecen pertinentes: si estás en contra de algo (en este caso, de la creciente desigualdad), convendría que respondiese a estas dos preguntas. La primera, qué políticas habría que aplicar. La segunda, cómo conseguir poder suficiente como para ponerlas en práctica.
Sea. Pero ahora ponga en lugar de "creciente desigualdad" otros problemas que se le ocurran. Por ejemplo, la cuestión mediambiental (por no decir cambio climático). Y esa vuelve a ser mi perplejidad. Por un lado, suponiendo que el dicho cambio sea un riesgo real, no veo descripciones de las políticas que habría que poner en práctica (por cierto, tampoco las veo entre los negacionistas, que se quedan con un "dejemos las cosas como están"). Por otro, y ahí sí que la cosa se pone marinera, no queda claro cómo conseguir poder suficiente como para ponerlas en práctica, sobre todo, como  sucede con los republicanos estadounidenses ya en el poder, cuando, para conservarlo, tienen que irse al negacionismo so pena de perder las siguientes elecciones (que es lo peor que le puede pasar a un político con poder). De ahí que yo siga temiendo declaraciones vacías en la cumbre de París o, en el mejor de los casos, incumplimientos sistemáticos de las políticas formuladas, incumplimientos por parte de los que tienen poder para ponerlas en práctica. Y es que o no están por la cuestión (no creen que el asunto sea grave) o tienen intereses creados a corto plazo (que es el plazo político por excelencia) que les impiden ponerlas en práctica aunque tengan poder para, eventualmente, tomarse en serio el asunto.
Pero lo mismo se puede decir de los que están en contra del sistema capitalista o, más modestos, contra el euro o contra la pertenencia a la Unión Europea. Cómo hacerlo y cómo conseguir poder para hacerlo son las preguntas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario