sábado, 21 de noviembre de 2015

Otoño en primera persona

Ahora sí me llegó el otoño y voy a dejar de leer los periódicos frente a estas vistas desde mi terraza

Me vienen a la memoria algunas canciones que me dicen mucho.
Esta es una (versión de Gigli). Días fríos, noches amargas, porque Ninetta no le escribe ni una sola palabra. Bien es verdad que ya ha pasado tiempo (un año en la canción) sin recibir ni una sola palabra de la amada de la que el cantante no sabe si está triste o melancólica. Pero el melancólico es él: tal vez sea el otoño el que le hace sentir esa melancolía.
Les feulles mortes, versión Montand o, si se prefiere, Greco, es casi obligada. Nostalgia, los amantes desunidos, todo pasa.
Escuché la Ballata d'autunno cantada por Mina antes de conocer la de Serrat, que supongo que es la original. Hay pequeñas diferencias entre un texto y otro, pero vuelve a los temas de la estación: melancolía, lluvia, amor perdido y que no volverá.
Hay que añadir, aunque no sea exactamente otoñal, el Acuérdate de abril de Amaury Pérez, de la nueva trova cubana. 
Y me falta una, que recuerdo como las anteriores unida a situaciones concretas, pero que no consigo encontrar en ninguna versión (ni siquiera recuerdo quién la cantaba). Cito algunos de sus versículos:
Me gusta caminar solo en la tarde
cuando la noche cae sobre las casas
y entonces recordar tu tibia boca
y el profundo marrón de tu mirada
(Estribillo)
No sé por qué será que siento pena
Será la negra suerte del otoño
Me basta recordarte así como eres
Si el otoño se duerme, no se muere
Muchacha, en esta tarde, como un árbol,
mi sangre se deshoja en tu recuerdo.
Siempre frío fuera y dentro.
Por una vez que me dedique a mis canciones, no creo que me genere hábito. Y, como está en la egoteca, me excuso de no dar informaciones adicionales sobre los lugares que cada una de ellas me evoca y las situaciones que las acompañaban. Valencia, Roma, La Paz, Nápoles, Sant Cugat, Alicante, Dublín, Granada, Barcelona. No está Quito ni Lima, lo sé. No había otoño. Tampoco en La Paz, pero está dentro.
(Añadido el 22: he encontrado la letra de la zamba argentina "Nostalgia mía" que, al citarla de memoria, lo he hecho con algunos errores: no "me gusta caminar solo en la tarde" sino que lo hago "solo en las calles". La memoria tiene eso. Y, sí, eran Inti Illimani, no esta versión que no me gusta. Puede que la escuchara cantada en pequeño grupo, trago mediante, por René Noda, de "Los caballeros del folklore" en La Paz, allá por el 69 o el 70, pero no estoy seguro).


1 comentario:

  1. Mire la versión de "Las hojas muertas" que hace un granaíno recién jubilado como profe de secundaria:

    https://www.youtube.com/watch?v=uCXojiYWFcY

    Saludos cordiales.
    Manolo.

    ResponderEliminar