domingo, 1 de noviembre de 2015

Mentiras presidenciales

El post de ayer era para paranoides con causa, es decir, para los que saben que, efectivamente, les están vigilando. El de hoy es para descreídos con causa, es decir, para los que, después de una larga serie de engaños sufridos, tienen dudas sobre lo último que, desde esas fuentes, les están diciendo. Si los pueblos que desconocen su historia están condenados a repetirla, las personas que desconocen que les han engañado están condenados a volver a ser engañados.
Mi apoyo, esta vez, es un post de Peter Van Buren en el que, con todo el sarcasmo del mundo, va desgranando los casos en los que los sucesivos presidentes estadounidenses han engañado a sus ciudadanos, empezando con la guerra de Vietnam. 
El esquema de cada caso es el mismo: un presidente nos dijo que no teníamos más remedio que actuar/invadir/bombardear un determinado país ya que, si no, las consecuencias para nosotros estadounidenses serían catastróficas, incluyendo que ellos, "malos" por definición, pudieran acabar invadiéndonos a nosotros. Pero después de resumir cómo fue la propaganda en cada caso, se termina con un lacónico: "nos mintieron" o "era mentira".
Y así va continuando hasta nuestros días y hasta el actual presidente y sus anuncios de la necesidad de intervenir "desde el suelo" en Siria y seguir en Irak. El autor se pregunta si no será una mentira más a añadir a la larga lista que la precede.
Menos mal que, como dice Nye en su último libro, el siglo estadounidense (él dice americano) no ha terminado: hay poder omnímodo de los Estados Unidos para rato. Tal vez algo reducido respecto a sus años de gloria, pero, sí, cuando nos despertemos el dinosaurio todavía estará allí. Y seguirá diciendo mentiras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario