jueves, 19 de noviembre de 2015

Barbari ad portas

He escuchado y leído el argumento de que el Islam es a "Occidente" lo que los vándalos y los visigodos fueron al imperio romano. Los musulmanes "nos" invaden y la culpa la tenemos nosotros, decadentes, laicistas, multiculturalistas, "progres", buenistas y demás calificativos al uso, si es que lo somos en la práctica (¿A que queda bien primera persona del plural?).
Faltan dos puntos para que la comparación funcione, y los tomo (primera persona del singular) de este texto. Lo que se dice sobre Roma no incluye nada sobre por qué funcionó Constantinopla tanto tiempo. Y, viniendo a nuestros días, no parece que los romanos estuviesen financiando a los "bárbaros" que acabaron invadiéndoles como "Occidente", bajo su líder Estados Unidos, ha estado financiando a los yihadistas (no al Islam, sino a esta versión "bárbara" que pone bombas en países musulmanes y en países cristianos) hasta el punto de que, en buena medida, fueron creación occidental, por lo menos desde la financiación de Ben Laden o, si se prefiere, desde lo de Lawrence de Arabia. No es el único factor que ha llevado a la reciente aparición del Estado Islámico, pero nunca se repetirá suficientemente el mea culpa de Tony Blair. Así que la solución del problema no es la intervención militar, sino que la intervención militar ha sido parte del problema. Y afirmar el "choque de civilizaciones" es lo que el Estado Islámico espera de nosotros (de nuevo en plural).
(Añadido el 24: la analogía entre la "decadencia de Occidente" y la "caída de Roma" tiene que verse mirando no solo a los "bárbaros" que vienen, sino también a los bárbaros que ya vivían y viven dentro. Primero, quod non fecerunt barbari, fecerunt Barbenini, la familia pontificia que desmanteló media Roma clásica. Y, segundo, la clase alta, su estilo de vida y los problemas de la menguante clase media que se convierte en clase baja. Ahora)

No hay comentarios:

Publicar un comentario