viernes, 16 de octubre de 2015

Es el petróleo, estúpido

Cuando menos se piensa, salta la liebre del petróleo. Casos curiosos recién cosechados:
El Estado Islámico controla yacimientos, los explota con mucha profesionalidad y comercia con el petróleo con quien quiera comprárselo. Los detalles, aquí, que incluyen que algunos de sus enemigos acaben comerciando con ellos.
En Siria se dan cita, en un lado y otro, numerosos exportadores de petróleo con evidentes intereses en el tema.
Gaza-Israel-Egipto tienen evidentes y recurrentes problemas militares entre ellos que se convierten en mucho más interesantes cuando se los ve desde el prisma del gas. Egipto descubre nuevos yacimientos, Gaza compra a Ascalón, Israel, que no tiene problemas en venderlo a sus enemigos. E Israel está interesado en que Gaza (no me atrevo a llamarlo Palestina a estas alturas) no acceda a los pozos "offshore" que controla, sea de quien sean.
Yemen es una masacre tras otra en más que evidente violación de derechos humanos y leyes internacionales. Lo cuenta Amnistía Internacional. Los agentes son una coalición liderada por Arabia Saudí que compra armas a los Estados Unidos y le vende petróleo (primer proveedor, si no recuerdo mal). Arms for oil. Ah, y los Estados Unidos algo tienen que ver directamente, y bastante chapucero por cierto.
Añádanse oleoductos hacia Europa central, problemas chinos con el abastecimiento, abaratamiento de países que creyeron que el asunto iba a ser eterno como Rusia, Irán, Venezuela y alguno más ccomo Escocia y su independencia e incluso los que sabían que no iba a ser eterno y tomaron sus medidas cautelares, como Noruega, y se tendrá una imagen relativamente curiosa de este Planeta dispuesto a expulsar a la dañina especie que lo esquilma.
(Añadido el 18: Las elecciones de mañana, en Canadá, también permiten una lectura "petrolera")

No hay comentarios:

Publicar un comentario