lunes, 5 de octubre de 2015

El imperio estadounidense

Todo pasa y todo queda / pero lo nuestro es pasar.
Los imperios pasan. Sucedió con el de los Austrias cuando el "carolus" tenía el mismo papel que ahora tiene el dólar y cuando la Armada Invencible simbolizaba el fin de dicho imperio.
Sobre el "imperio americano", es decir, estadounidense, se han levantado muchas diatribas. "El imperio" ha estado en la retórica de los que necesitaban un enemigo exterior para apaciguar y cohesionar lo interior. Ha tardado en producirse y, ciertamente, la palabrita ha tenido sus dificultades para ser aceptada dentro de los Estados Unidos (recuerdo vagamente que su uso estaba prohibido por las empresas de relaciones públicas de su gobierno). 
Por eso resulta particularmente interesante este texto de Howard Zinn que TomDispatch ha vuelto a publicar casi cinco años después de la muerte del historiador.
¿Pasará? La historia de sus antecesores diría que sí. ¿Cuándo? No se sabe, aunque los anuncios de "que viene el lobo" se producen con la preceptiva regularidad. Cierto que, como ha publicado Ana Palacio (en castellano en El País y en inglés en Project Syndicate), su papel benévolo de guardián del orden lo hace semejante a sus antecesores y, por tanto, los defensores del orden tienen que tenerle simpatías. Pero todo pasa. Y pasará.
(Añadido el 6: En el The Economist que me ha llegado hoy -3 a 9 de octubre-14 páginas sobre el papel del dólar en la economía mundial, los elementos que hacen pensar en una caída de la hegemonía estadounidense, pero también los elementos que hacen pensar lo contrario, es decir, que se mantiene, aunque con crecientes problemas. Si estuviera en castellano seguro que citarían a Machado como he hecho yo en este post)

No hay comentarios:

Publicar un comentario