domingo, 11 de octubre de 2015

Atentados y similares

No puedo menos que levantar acta de los atentados suicidas de los que hoy viene cargada la prensa que manejo. 
El Chad, Boko Haram, casi 40 muertos
Ankara, autores desconocidos, casi 100 muertos
Gaza, Cisjordania, Jerusalén, Palestina-Israel, disparos, explosiones, misiles (interceptados), bajas indeterminadas.
En Siria, cualquier cosa es posible.
Kunduz, Afganistán, todavía colea el atentado de los Estados Unidos contra el hospital de Médicos Sin Fronteras
Kabul, Afganistán, coche bomba contra tropas de la OTAN que pasaban por allí. Sin muertos civiles ni militares (los civiles suelen ofrecer mejor diana). Han sido los talibán.
Mineros muertos en Nicaragua y la China (no son atentados propiamente, pero las condiciones de trabajo son asesinas; los muertos por la explosión en un restaurante de China no entran en este capítulo ya que, probablemente, se trata de un accidente)
Un deportista estadounidense muere del disparo que recibió hace un mes en un aparcamiento. No ha habido disparos en ninguna universidad. A diferencia de casi todos los anteriores, que son "terroristas suicidas", estos suelen ser simplemente "suicidas" y "locos". 1.000 en tres años.
Puesto en la perspectiva de familiar de muerto, es obvio cuál sería, de esta lista, el más importante: el que se llevó por delante al propio familiar. Los demás, se ordenarían de más cercano o parecido a más lejano o diferente. 
La pregunta es: ¿reaccionan los medios de la misma manera? ¿Es la cantidad de muertos o la calidad de los muertos lo que da cobertura al tema? ¿Por qué en unos países el orden de importancia de estas muertes es diferente al de otros países, al margen del país en el que se produce el atentado?
(Añadido el 12 de octubre: muy recomendable artículo de Johan Galtung aquí sobre lass matanzas en centros educativos estadounidenses. Véanse, por lo menos, las cifras del primer párrafo)
(Añadido el 13: numerosos estudios de caso y generales sobre los "locos" estadounidenses aquí, con muchos más distingos y sutilezas que cuando se trata de los "otros", los "terroristas")

No hay comentarios:

Publicar un comentario