domingo, 11 de octubre de 2015

A por los bancos

Los viejos falangistas españolas, antes de ser absorbidos por el Movimiento Nacional franquista, preconizaban la nacionalización de la Banca. Ahora son las CUP catalanas las que reintroducen el tema y aparece no solo en su programa electoral sino en su tácticas hacia Mas-Junqueras de cara a la investidura del primero como presidente del gobierno autónomo de Cataluña. Puedo suponer que esta nueva propuesta quedará como la antigua, mostrando, de paso, los diversos orígenes que puede tener la propuesta.
Algunos economistas (y no solo ellos) hablan de la financiarización del capitalismo que habría pasado de basar su beneficio (el de "los de arriba", vocabulario que ha desaparecido en las Españas) a través de la industria y de la explotación del hombre por el hombre y todo aquello que explicaba Marx, a obtener su beneficio a través de un sector financiero hipertrofiado (algunos aspectos aquí).
Puesto en concreto, la cuestión son los Bancos y no extraña que el tema haya aparecido en la campaña pre-presidencial estadounidense, sobre todo con Sanders (más claro) y Clinton (algo más pacata).
El hecho es que algunos bancos se han hecho todavía más grandes en cuanto a depósitos controlados, que siguen campando por sus respetos y poniendo en riesgo al conjunto de la economía, es decir, a los empleos y a la financiación de las políticas sociales (educación, salud, protección, bienestar en general de la población, no solo de los altos ejecutivos). Robert Reich, que algo debe de saber por sus cargos pasados y su posición académica actual -esto último no siempre es automático-, lo plantea con crudeza en el post que acabo de citar.
Y el hecho es que, aunque ex-altos cargos (nótese el ex) del gobierno estadounidense como Bernanke digan que algunos ejecutivos del sector financiero (Wall Street) tendrían que haber ido a la cárcel, el caso es que, aunque culpables, fueron "too big to jail", demasiado grandes como para acabar en la cárcel. Y eso acaba dando la razón a Reich en su aprensión hacia la nueva crisis financiera que podría venir. Sanders y Clinton se preocupan del asunto. Los Republicanos no. Dicen que se arreglará solo.
No es tan complicado extrapolar lo dicho a otros países, como las Españas (incluyendo a Cataluña). Al fin y al cabo, si hay algo globalizado es el sector financiero. Que se lo digan a Rodrigo Rato, ex-ministro, ex-director del FMI y ex-presidente de entidades bancarias españolas que acabaron intervenidas. ¿Too big to jail?
Seguro que hay casos más sustanciosos y de los que nunca se sabrá nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario