domingo, 6 de septiembre de 2015

Solo para economistas

Un texto interesante, de un economista que juega en el terreno de la academia y de la política. Comienza describiendo el panorama sombrío de la economía mundial y como el FMI ha tenido que revisar a la baja sus predicciones. En ese contexto, hay algunos puntos brillantes, dice, la India, España y el Reino Unido, pero lo más visible es el estancamiento general (y no vendría mal que explicase por qué son excepciones).
Lo que me resulta interesante es cómo contrapone dos teorías que intentan explicar dicha situación poco halagüeña. No entiendo casi nada de lo que dice cada una de ellas. Solo hay una cosa que sí percibo: que solo se trata de variables económicas, excepto una pequeña digresión sobre las preferencias de la gente (preferirían aire limpio, dice, cosa que dudo) y sobre las opciones que tienen los gobernantes frente a dichas preferencias. No hay empresas, desigualdad, estafadores, peleas por el poder mediante los instrumentos que haga falta, hegemonías, medioambiente (excepto en esa referencia al "aire limpio"), ideologías (tal vez podrían servir mejor para explicar las diferencias entre las dos teorías), cuestiones energéticas futuras -inmediatas incluso- y cosas parecidas. Variables económicas encerradas en un mundo que es solo económico. Está bien para optar a unas oposiciones académicas, como decía Condoleezza Rice, pero no parece que sean útiles para entender el mundo realmente existente y que se resiste a quedar encerrado en el corsé de una disciplina únicamente.
Igual hace bien y lo contrario es caer en descripciones caóticas del caos. No añade mucho decir que todo es muy complejo y que, encima, está la "complexité de la complexité". Pero probablemente se acerca más a lo que las cosas son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario