jueves, 17 de septiembre de 2015

Sociedad civil, pero menos

Nunca he entendido bien a qué se refieren los que hablan de la sociedad civil. Me suena que ya Marx andaba a la greña con Hegel sobre el concepto que ambos relacionaban con el Estado, es decir que la sociedad civil es lo que quedaba cuando quitabas el Estado. La cosa se complicó cuando aparecieron las grandes empresas y junto al Príncipe y al Ciudadano apareció el Mercader. En general, siempre mejor analizar con tríadas que con dicotomías, pero esa es otra historia.
La de ahora viene a propósito de un informe sobre la situación de la sociedad civil en la actualidad. que contiene algunos muy interesantes análisis de casos. Como tengo prejuicios, causados, probablemente, por mi ignorancia del concepto, me ha parecido entender que "sociedad civil" no se refiere al conjunto desorganizado de personas que no están en la política ni en la toma de decisiones económicas sino que, cuando están organizadas, forman lo que se llaman Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que, como se ve, se definen con un negativo: es lo que no es Estado. Las realaciones entre las ONG (sociedad civil) y las Organizaciones Gubernamentales (el Estado) reflejarían las visiones opuestas de los viejos Hegel y Marx, cuando el mundo no se parecía en mucho al de ahora.
Visto el informe que cito, hay un punto que me ha fascinado: el tema de la financiación de la "sociedad civil" que, obviamente, viene de los gobiernos o de las empresas, con los problemas que cada una de estas opciones trae para la supuesta independencia de la "sociedad civil". Se critican, por ejemplo en Bolivia o en Rusia, a las ONG financiadas por gobiernos extranjeros. Y hay quien critica a las ONG financiadas por la Fundación de Bill y Melinda Gates. La frontera entre "sociedad civil" (el ciudadano) y el poder político (el Estado y sus organizaciones gubernamentales) o el económico (sus multinacionales con cifras de ventas superiores al presupuesto general de muchos Estados) son muy difusas.
Siempre hay alternativas: crowdfunding. Pero está claro que, sin dinero, la "sociedad civil" no existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario