lunes, 14 de septiembre de 2015

La otra cara de la crisis de refugiados

Efectivamente, han muerto en Siria más de 200.000 personas por causa de esta guerra y se han visto desplazados de su domicilio habitual 12 millones, dentro y fuera del país (en los países limítrofes, como ya conté, 4 millones).
Que algo tienen que ver las brillantes intervenciones de la autodenominada "comunidad internacional", es decir, los que mandan obedeciendo a los Estados Unidos, en Afganistán o Libia, está fuera de discusión. Basta ver cómo han quedado esos países y cómo se convierten en emisores de emigrantes o lugar de paso hacia Europa. Pero hay más.
Aquí se recuerda un informe del SIPRI  en el que se establece que el comercio de armas en 2010-2014 ha aumentado un 16 por ciento respecto al de 2005-2009. También establece quiénes son los grandes exportadores de armas en el mundo: los Estados Unidos, Rusia, China, Alemania y Francia.
Los primeros receptores son Arabia Saudita y los Emiratos Árabes que no solo tienen algo que ver en las muertes en el Yemen sino que han estado apoyando al autodenominado "Estado Islámico" (DAESH en árabe, aunque parece que eso no es "autodenominado") mienras Rusia apoyaba y va a apoyar a Asad, cosa que los Estados Unidos están intentando evitar. Al diablo se le ocurre pensar que esa oposición a la ayuda a lo que queda del gobierno de Siria es para favorecer al "Estado Islámico" o a Al Qaeda. Supongo que es para favorecer...¡a Israel!. Demasiado complicado para mí, o demasiado insensatos los que nos gobiernan desde la "comunidad internacional" Encima, los ataques estadounidenses al EI producen suficientes muertes civiles como para pensar que sus familiares van a convertirse en fieles y entusiastas pro-estadounidenses o pro-"comunidad internacional". El ministro de asuntos exteriores español, que se caracteriza por decir las obviedades que su partido niega posteriormente (ver una), ya dijo que había que negociar con Asad. Perdónales, Señor, porque no saben lo que se hacen. De acuerdo, pero los muertos muertos están, sus familias destrozadas y sigue habiendo no un "efecto llamada" sino un "efecto salida".

No hay comentarios:

Publicar un comentario