sábado, 26 de septiembre de 2015

Desarrollo: no hay terapia sin diagnóstico

Los nuevos objetivos internacionales para el "desarrollo" (Objetivos de Desarrollo Sostenible) tienen el mismo defecto básico que sus antecesores (los Objetivos de Desarrollo del Milenio), silenciosamente fenecidos, aunque logrados en algún caso cuando el objetivo tenía truco estadístico. (el porcentaje de pobres, por ejemplo).  Cierto que menos da una piedra, pero reconozcamos que no se cambia una situación con buenos propósitos y mejores palabras sino empezando por reconocer qué es lo que causa tal situación. De lo contrario, se está condenando, en la mejor de las hipótesis, a poner parches que no curan y solo, en el mejor de los casos, alivian el dolor. Se reconoce aquí haciendo un recuerdo a lo que fue la propuesta, en 1974, del Nuevo Orden Económico Internacional, también de Naciones Unidas. Por lo menos, allí se reconocía que:
"the remaining vestiges of alien and colonial domination, foreign occupation, racial discrimination, apartheid and neo-colonialism in all its forms continue to be among the greatest obstacles to… full emancipation and progress".
La lista, cuarenta años más tarde, podría especificarse algo más y añadir algún que otro elemento que produce la necesidad de "Objetivos de Desarrollo", sean del Milenio o Sostenible, palabritas ambas que hacen sospechar el peso de las modas y oportunidades. Efectivamente, ¿Desarrollo en un Planeta en el que ha desaparecido la especie humana

No hay comentarios:

Publicar un comentario